conservación

Pequeños productores de palma de aceite en Honduras dan un gran ejemplo al mundo

La cooperativa Hondupalma, se convirtió en la primera empresa de campesinos productora de aceite de palma de Honduras, cuyas fincas alcanzaron la certificación Rainforest Alliance.  Yessenia Soto, de Rainforest Alliance, nos ofrece una descripción sobre esta experiencia exitosa.

El aceite de palma es el más producido en el mundo, el más utilizado para cocinar y está presente en una interminable lista de alimentos procesados, productos cosméticos y de limpieza, entre otros. Malasia e Indonesia producen cerca del 90% de la palma de aceite del planeta, principalmente bosques que fueron talados para este cultivo. Por eso, la palma aceitera se asocia mundialmente con deforestación y destrucción de hábitats de especies como el orangután.

Honduras es el octavo productor de aceite palma en el mundo. Cerca del 75% de las plantaciones del país están en manos de pequeños productores como Ramón Cruz, quien vive en El Progreso, una ciudad al norte de Honduras, en el departamento de Yoro, y produce palma desde 1977.

Ramón Cruz produce palma desde 1977

Ramón Cruz produce palma desde 1977

Antes de ser palmero, Cruz trabajó en las bananeras de las grandes empresas multinacionales que estaban en Yoro. Pero en 1954 estalló la huelga bananera que desencadenó grandes cambios, como la Reforma Agraria de 1962. Las tierras concesionadas a las bananeras multinacionales fueron entonces redistribuidas en parcelas individuales entre los campesinos, quienes formaron asociaciones y juntos produjeron otros cultivos.

Cruz se asoció con otros campesinos y fundó La Liberación. “Sembramos arroz, maíz y frijoles pero tuvimos muchas problemas por las inundaciones constantes… tuvimos que buscar otra opción”, recuerda. A mediados de la década de 1970, varias asociaciones apostaron a la producción de palma aceitera. Tuvieron buena fortuna y luego crearon cooperativas para procesar la palma y vender el aceite.

En 1982, La Liberación se unió a otras 29 asociaciones campesinas y fundaron Hondupalma (Palmas Aceiteras de Honduras), una cooperativa que ahora cuenta con 9.600 hectáreas de plantaciones y produce 60.000 toneladas anuales de aceite de palma y, entre las plantaciones y las plantas procesadoras, provee alrededor de 2.000 empleos directos y 1.000 indirectos. Hondupalma es vista como una de las empresas campesinas más exitosas de la Reforma Agraria en Honduras.

Cruz nos contó la historia en la nueva oficina de La Liberación. En pocos minutos íbamos a conocer más de Hondupalma, empezando por las 92,5 hectáreas de bosque y antiguas plantaciones que las asociaciones están protegiendo y reforestando.

IMG_3382
A finales de 2013, Hondupalma se convirtió en la primera cooperativa de productores de palma aceitera en el mundo en obtener la certificación Rainforest Alliance demostrando que este cultivo controversial puede manejarse respetando el medio ambiente y creando oportunidades de desarrollo y bienestar para las comunidades locales.

Como empresa de origen social, Hondupalma siempre ha realizado importantes aportes para la comunidad y se preocupa por reducir su huella ambiental. Por ejemplo, la empresa fundó y financia un colegio técnico para los jóvenes de El Progreso, estableció el único centro de salud que hay en la localidad, brinda un manejo adecuado a sus desechos sólidos y da tratamiento a sus aguas residuales, entre otros.

IMG_3573

Pero la cooperativa ha sufrido una importante transformación desde que empezó a trabajar por la certificación. “Los trabajadores no usaban equipo de protección, aplicábamos químicos sin controles adecuados y nuestras bodegas estaban totalmente desordenadas”, dice Selvin Canales, coordinador de certificación de La Liberación.

Ahora, las 30 fincas crearon bodegas seguras y organizadas, renovaron las viviendas para los trabajadores que viven dentro de las plantaciones y construyeron oficinas administrativas. Se adquirió equipo de seguridad para todos los empleados y se capacitaron sobre la importancia de utilizarlo durante la aplicación de químicos y cualquier labor en el campo. Otras asociaciones incluso compraron maquinaria para automatizar y facilitar labores como el chapeo.

IMG_3606Los trabajadores también gozan de atención médica en la empresa, salarios mayores al mínimo legal y becas para sus hijos cuando lo necesitan.

Para cumplir con los requisitos de certificación, Hondupalma analiza y justifica ahora las aplicaciones de agroquímicos y cuando es posible opta por alternativas más amigables con el ambiente. Los productores prefieren los chapeos manuales para eliminar malezas y si deben aplicar herbicidas se untan directamente en la hierba en lugar de rociarlos por todo el suelo, explicó David Reyes, gerente de agricultura de Hondupalma. Las fincas también implementan sistemas de control biológico de plagas. Por ejemplo, se plantaron barreras vivas en los límites de las fincas con arbustos cuyas flores atraen insectos “buenos” que controlan los “malos”, y utilizan bacterias y sistemas de trampas que permiten atacar enfermedades de forma selectiva.

Reyes nos mostró las trampas de captura para controlar al picudo rojo (Rhynchophorus ferrugineus), un insecto que transmite el anillo rojo, una enfermedad prácticamente obliga a matar a la planta infectada utilizando herbicidas y plaguicidas. Las trampas son recipientes plásticos que donde cuelga un papel impregnado de feromonas sintéticas que atraen al picudo hacia una piscina de melaza, donde muere. Este cambio resultó efectivo y les ha ahorrado unos US$175.000 a los productores.

IMG_3504La cooperativa produce compost orgánico para reducir el uso de fertilizantes químicos y tratar los residuos orgánicos de las fincas, como los racimos de palma que quedan después de quitar las frutas. Actualmente utilizan 10% de estos racimos y producen 10.000 toneladas anuales de compost orgánico, que se usa para fertilizar las palmas cercanas a ríos y otros cuerpos de agua. Para el 2016, planean empezar a compostar el 100% de racimos.

Estas prácticas han permitido reducir en un 70% el uso de agroquímicos, han generado ahorros significativos y hasta han visto un aumento en la productividad, aseguró Reyes.

Aparte de las áreas de conservación, Hondupalma protege los ecosistemas acuáticos dentro de las plantaciones y está reforestando las áreas aledañas, algo que no hacían antes de la certificación. “También tenemos más cuidado con la vida silvestre”, dice Joel Lazo, de la asociación Rufino López, “ahora vemos más animales que antes y además ya no huyen de los trabajadores”.

Otro esfuerzo impresionante de Hondupalma es su sistema de tratamiento de aguas residuales y el proyecto de energía limpia. Las aguas de la planta procesadora pasan por dos cámaras que retiran los residuos como fibras, cáscara y aceite que quedan del proceso de extracción, y luego van a seis enormes lagunas de oxidación al aire libre que filtran más y reducen la carga orgánica del agua a los niveles legales permitidos para descargarlas al río.
IMG_3487Los residuos orgánicos que quedaron al inicio se disponen en dos biodigestores de 5.000 m2 de extensión que capturan el gas metano producto de su descomposición. Este gas pasa a un generador que lo convierte en bioelectricidad y que suple el 90% del consumo eléctrico de la planta refinadora. El lodo que queda de este proceso se utiliza en las biocomposteras.

Todos estos proyectos han creado más trabajos y oportunidades para la comunidad, principalmente para los jóvenes. La cooperativa también cuenta con un vivero que ha generado numeroso empleos.
IMG_3527“Los humanos estamos acostumbrados a hacer las cosas de una forma y pensamos que es la forma correcta”, reflexionó Cruz, “pero con este programa de certificación cambiamos de mentalidad. Ahora tenemos mejores relaciones con los trabajadores y la comunidad, y aprendimos que debemos convivir en armonía con la fauna y el medio ambiente”.

Hondupalma exporta alrededor del 70% del aceite de palma que producen sus socios. El resto se utiliza para producir aceite y manteca de cocina que se vende en el mercado local. Ahora los hondureños pueden comprar estos productos con el sello de la ranita verde de Rainforest Alliance.

2 pensamientos en “Pequeños productores de palma de aceite en Honduras dan un gran ejemplo al mundo

    • J. Aníbal, gracias por su interés y observación. Los ecosistemas afectados son aquellos en donde se produce la palma aceitera. Por ejemplo, Malasia e Indonesia producen cerca del 90% de la palma de aceite del planeta y sus bosques han estado muy afectados.
      Tiene razón en que no detallamos acerca de la certificación Rainforest Alliance, por lo que hemos actualizado el texto y activado un hipervínculo en el que podrá conocer detalles del proceso certificador.
      Gracias por leerno y por su retroalimentación.

Deje un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s