bosques/Educación/Rainforest Alliance

El poder de transformación de maestros inspiradores.

Nuestra compañera María Ghiso, quien dirige el programa de Educación de Rainforest Alliance, estuvo recientemente en Chiapas, México,  y hoy comparte con nosotros la rica experiencia de trabajar con maestros que inspiran.

DSC_0117La mejor parte de mi trabajo es la oportunidad de conocer y trabajar con maestros comunitarios en distintas partes del mundo.  Son creativos, innovadores y me inspiran diariamente.

Así fue hace unas semanas.  Estábamos en la comunidad de San Cristóbal de las Casas en Chiapas, México.  Durante el último año trabajamos con un grupo de maestros de todo ese estado mexicano.  Nos reunimos para compartir los éxitos y retos que se presentaron durante el transcurso de esos doce meses.  No estaba segura acerca de qué esperar.

¿Fueron útiles los materiales educativos que habíamos compartido?  ¿Habían podido incorporar estos materiales en sus planes escolares? ¿Cómo reaccionaron los estudiantes?  ¿Cuáles fueron los resultados?

DSCN2229Lo que aprendí durante el transcurso del día me llenó de orgullo.  Un ejemplo en particular lo dio la comunidad de Montecristo de Guerrero.  Los maestros y estudiantes de este telebachillerato, prácticamente colindante con el bosque, no solo aprendieron sobre el bosque y el cambio climático usando nuestros materiales didácticos, sino que además hicieron grandes y concretos cambios en la escuela y  la comunidad.

Después de que participara en nuestro taller introductorio, la maestra Brenda Zitlali Cruz González dijo que fue motivada por su sentido de asombro y duda ante problemas ambientales locales y globales.  Quiso aprender más y se sentía comprometida como parte del grupo.  Ella comento que antes del taller sentía que ya estaba haciendo un poquito, pero ahora sabía que había mucho por hacer aún.

DSC_0125El comprometido grupo de educadores de Montecristo se puso a trabajar.  Primero, planificaron y trabajaron como equipo para incorporar en su currículo los conceptos que habían aprendido.  Este fue un proceso importante donde todos los maestros colaboraron.

A lo largo del año, la cultura de la escuela empezó a cambiar y el aprendizaje se transformó en acción.  Hicieron jardines de plantas medicinales, un vivero y se tomaron medidas para que cada aula sea más saludable.  Incluso, los maestros se sorprendieron con algunos de los proyectos y las investigaciones que los estudiantes estaban haciendo en su tiempo libre.  Un alumno, Jose Manuel, aprendió a identificar árboles semilleros y a recolectar y secar semillas, y luego compartió estos conocimientos con todos sus compañeros.

Pero esta es solo una parte de la transformación, pues la escuela quiso hacer aún más.  Hablaron con el Presidente Municipal sobre la posibilidad de rehabilitar un terreno abandonado en la comunidad.  No solo obtuvieron el  permiso, sino que firmaron un acuerdo donde la escuela podría trabajar en este espacio.  Esa será la próxima etapa del proyecto que los maestros nos compartieron orgullosamente.  “Todavía tenemos mucho que hacer”.

Este es solo un ejemplo increíble del poder de transformación que un maestro y una escuela puede tener en la comunidad. Victor Velazquez Chun, el director del Telebachillerato en Montecristo de Guerrero nos compartió “Vale la pena.  Todo lo que hacemos para nuestro planeta vale la pena, siempre y cuando lo hacemos juntos.”

 

Deje un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s