áreas protegidas/Turismo

Turismo crece dentro de los parques nacionales

9446702292_4d2003396e_k

El turismo se mantiene como una de las actividades económicas más fuertes alrededor del mundo. Los parques nacionales y áreas protegidas son atractivos clave que ayudan a mantener al sector activo, sin embargo, no son los primeros en beneficiarse de la economía del turismo y más bien enfrentan retos para que esta demanda no impacte negativamente sus frágiles ecosistemas.

Rainforest Alliance está trabajando con ministerios de ambiente y sistemas de áreas protegidas y parques nacionales en Latinoamérica para ayudarlos a implementar una oferta turística apropiada dentro de las áreas protegidas y a gestionar actividades de turismo sostenible fuera de sus fronteras. Hablamos con Ronald Sanabria, vicepresidente de turismo sostenible de Rainforest Alliance, sobre el alcance y retos de este trabajo.

Pregunta: ¿Existe un boom de gestores de áreas protegidas y parques nacionales interesados en el turismo?

Ronald Sanabria, Rainforest Alliance.

Ronald Sanabria, Rainforest Alliance.

Sanabria: Absolutamente. Creo que está impulsado por la evolución del concepto de preservación de la naturaleza basado en la idea de aislar los ecosistemas para poder protegerlos, hacia un concepto de mucho más participativo que refuerza el uso público de estas áreas mediante el turismo. Además, los administradores de parques y áreas protegidas son más conscientes de que estos sitios son el principal imán del turismo en muchos países. Sin embargo, en muchos casos el turismo ha florecido afuera de las áreas protegidas y en manos privadas, sin que ellas se beneficien necesariamente del “dólar turístico”. En otros casos, el turismo tampoco ha sido desarrollado de forma planificada, regulada y sostenible, generando un impacto negativo en las áreas protegidas y parques. La combinación de estos factores ha motivado que más ministerios de ambiente y administradores de parques y áreas protegidas decidan participar más activamente en la oferta o regulación de servicios turísticos para generar recursos económicos. También están involucrándose en la gestión responsable del turismo  junto a empresarios y comunidades vecinas, como una forma de minimizar el impacto de la actividad en los ecosistemas que resguardan.

P: ¿Cómo apoya Rainforest Alliance a las áreas protegidas y parques en el desarrollo del turismo?

Sanabria: En algunos de los países donde tenemos el honor de trabajar, los encargados de parques nacionales y áreas protegidas quieren construir capacidades para desarrollar actividades turísticas dentro de los parques y para gestionar el turismo fuera de sus fronteras. En casi todos los países, los ministerios de turismo y los parques nacionales son entidades completamente separadas y difícilmente se encuentra una institución de parques nacionales que tenga una unidad de turismo o viceversa. Rainforest Alliance, que tiene más de 25 años experiencia en conservación de bosques y  14 años trabajando con empresarios turísticos, está ayudando a diversas instituciones a llenar esos vacíos, preparándolos para implementar una oferta turística dentro de las áreas protegidas y para promover el turismo sostenible con empresarios y comunidades.

P: ¿En qué países están trabajando?

Sanabria: Estamos trabajando en Costa Rica con el Sistema Nacional de Áreas de Conservación (SINAC) y Asociación Centroamericana para la Economía, la Salud y el Ambiente (ACEPESA) en dos ejes clave para apoyar la sostenibilidad de las áreas protegidas del país a través del turismo: la creación de capacidades a nivel institucional sobre turismo sostenible y atención al cliente, y el acceso a conocimiento sobre prácticas de turismo sostenible para las comunidades vecinas de los parques.  En México, gracias al apoyo de Fundación Mitsubishi, estamos capacitando personal de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP), de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), de la Secretaría de Turismo (SECTUR) y de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), quienes se encargarán de capacitar a las comunidades rurales en los ejidos (propietarios comunitarios de la tierra) de la Sierra Norte, la Costa y La Chinantla en Oaxaca –los ejidatarios son los encargados de los bosques, reservas y áreas protegidas– para que puedan crear proyectos turísticos sostenibles y rentables y atraer turistas a esas zonas. En Perú y Ecuador, con el apoyo de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) bajo la Iniciativa para la Conservación en la Amazonia Andina (ICAA), trabajamos con autoridades locales para promover que el desarrollo del turismo en áreas de conservación y parques en la Amazonía ecuatoriana y peruana sea parte de una estrategia bien planificada, sostenible e inclusiva. Además de dar capacitación y asistencia técnica, en ambos países colaboramos más en la creación de estrategias, normas y políticas de turismo sostenible.

Lea la entrevista completa en el Eco-Index.

Deje un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s