Agricultura/café

Sembrar café es un buen negocio

Randolfo Lima dice que le hubiera encantado ser agrónomo. Tiene 36 años y maneja 4,8 hectáreas de cafetales que tienen la certificación Rainforest Alliance, ubicadas en las hermosas montañas de Ayarza, al suroeste de Guatemala, donde casi todas las familias viven de la agricultura y la mayoría dependen del cultivo del café.  Ayarza está a unos 1.400 metros sobre el nivel del mar, una altura ideal para cosechar café de la mejor calidad.

IMG_3649

El le relató su historia a nuestra compañera Yessenia Soto.

Lima creció feliz sembrando café con su padre pero a los 17 años, por rebelde y enamorado, se fue a los Estados Unidos, donde vivió hasta hace tres años que regresó a su natal Guatemala.
“Cuando regresé no lo pensé dos veces y me puse a producir café con mi papá”, cuenta el joven en medio de las hermosas vistas y enormes árboles de pino que hay en el cafetal. Su padre tiene ahora 77 años y ya no trabaja tanto como antes.

IMG_3655A su llegada, las cosas eran diferentes en los cafetales. Su padre le hablaba de producir pero cuidando la naturaleza y ya hacía planes para obtener la certificación Rainforest Alliance, ya que estaba participando junto a productores vecinos en la Red de Asistencia para Productos Primarios Sostenibles (SCAN, por sus siglas en inglés), un programa liderado por 17 organizaciones internacionales que ayudan a crear capacidades y brindan asistencia técnica personalizada para productores que deseen adoptar prácticas sostenibles y participar en los mercados sostenibles.
“En Estados Unidos uno se acostumbra a reciclar, no botar basura en el suelo y en los supermercados hay mucha venta de productos sin químicos, entonces yo entendí muy fácilmente cómo adaptarnos a lo que pide la certificación y la importancia de hacerlo”, asegura Lima.

IMG_3711A los Lima no les costó mucho cumplir con los requisitos de la certificación Rainforest Alliance, que consiguieron en 2012. Desde entonces, han mejorado sus cultivos con la implementación de prácticas de agricultura sostenible como la siembra al contorno o contra la pendiente, una técnica que se usa en terrenos inclinados para mejorar el drenaje de agua y evitar que se filtre el suelo, lo que arrasa importantes nutrientes que necesita la planta.
También han capacitado a los trabajadores de la finca en la importancia de no contaminar el terreno, lo que según Lima, ha sido lo más difícil. Antes, al final de la jornada la finca quedaba llena de bolsas, botellas de plástico y desechos de lo que consumían en el día o de productos que se aplicaban; ahora todo se recoge y se deposita en los basureros o se recicla. Los trabajadores empezaron a usar obligatoriamente el equipo de protección y se construyó una bodega especial para las herramientas y químicos que se utilizan en los cafetales.
IMG_3690En las capacitaciones que ofrece el programa SCAN, Lima aprendió sobre la importancia de renovar cafetales así que se ha enfocado en reemplazar los arbustos que tienen más de 40 años y está sembrando plantas nuevas en donde les queda espacio. Asimismo, cuenta que a diferencia de otros productores de la zona, él fertiliza dos veces al año para darle una mano a las plantas. Gracias a la renovación y la fertilización, los cafetales están aumentando su producción.
Con la calculadora de su “smartphone” o teléfono inteligente, Lima me va explicando cuanto ha invertido en estas mejoras y me muestra número positivos sobre las ganancias. “Sembrar café es un buen negocio”, asegura, “pero para que sea buen negocio hay que cuidar el cafetal, invertir tiempo y algo de dinero”.
IMG_3698Muchos productores vecinos se acercan a él para pedir consejo e ideas sobre sus prácticas de cultivo y para preguntarle cuál es el mejor momento para vender su cosecha. Lima es uno de los pocos productores en Ayarza que tiene un “smartphone” con acceso a Internet, y que sabe usarlo, con el cual hace números sobre sus cafetales, busca información sobre el cultivo, se mantiene en contacto con su hija que vive en Estados Unidos y sigue día a día información sobre el precio del café.
Rainforest Alliance trabaja en un proyecto piloto en Guatemala para que productores como Lima utilicen la tecnología para compartir entre ellos datos sobre el café, producción, certificación y buenas prácticas de agricultura sostenible.
Al despedirnos, le digo a Lima que nunca es tarde para volver a los estudios y perseguir su sueño de ser agrónomo. Él me sonríe y asiente, pero por ahora solo promete seguir capacitándose para ser un mejor productor de café, para cuidar la naturaleza y para seguir ayudando a sus vecinos.

Deje un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s