bosques/desarrollo comunitario

Una adaptación natural

En teoría, las comunidades que habitan en el bosque lluvioso, como los Wamani, que viven en la provincia de Napo, al noreste de Ecuador, debieron ser obviamente beneficiarios del plan nacional de reforestación de Ecuador. Lanzado en 2013, este ambicioso programa se propuso desarrollar la industria maderera interna del país al proveer incentivos económicos a los pequeños productores y comunidades de áreas forestales degradadas.

 

El plan adaptado permite cultivar la naranjilla mientras los árboles maduran, luego el cultivo de la fruta es eliminado.

El plan adaptado permite cultivar la naranjilla mientras los árboles maduran, luego el cultivo de la fruta es eliminado.

Pero ciertos aspectos del plan lo hicieron poco práctico, por no decir imposible, para que las comunidades amazónicas como los Wamani pudieran participar. Por un lado, la política nacional no integraba la agricultura en esta planificación, sino que se enfocó solo en la silvicultura comercial. En los últimos años, sin embargo, los Wamani venían dependiendo más y más de la producción agrícola (específicamente del cultivo de la naranjilla) como un medio de subsistencia. Además, no se sabía ni siquiera si las especies de árboles madereros especificados en el plan podían crecer en el área aledaña a la comunidad Wamani.

Rainforest Alliance ayudó a cerrar esta brecha mediante el desarrollo de zonas de deforestación neta cero, un proyecto financiado por USAID que adapta la política nacional para los grupos indígenas de la Amazonía. Primero, nos asociamos con Amazon State University y la comunidad Wamani para identificar dos especies de árboles nativos que podían ser usados para reforestación, el laurel y el chuncho. Juntos, desarrollamos un plan de cultivo que le permitió a la comunidad continuar cultivando naranjilla al lado de los jóvenes árboles recién plantados; eventualmente, la naranjilla se eliminará una vez que los árboles maduren.

Luego de que el gobierno nacional aprobó esta adaptación del plan, Rainforest Alliance ayudó a 240 personas en Wamani a participar en el programa y acceder al soporte que se brinda con él. Después del primer año, se reforestarán 60 hectáreas de terrenos por año, creando sumideros de carbono para mitigar el cambio climático, fortalecer la biodiversidad y generar nuevas fuentes de ingreso para la comunidad.

Wilson Salazar, uno de los participantes de Wamani, dice que aprecia mucho que Rainforest haya puesto en manos de su comunidad las herramientas para crear un futuro sostenible. “Este modelo es realmente interesante ya que al involucrar gente joven desde el inicio –y al darles la oportunidad de practicar lo que aprenden– estamos desarrollando habilidades y conocimiento que se queda en nuestra comunidad”.

Deje un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s