Agua/Rainforest Alliance/Semana Mundial del Agua

Diario desde el campo: Ruanda, en la Semana Mundial del Agua

Coloqué las botellas frente a mi y taché sus nombres en la lista de soluciones de mi protocolo. Luego volví a revisar. Veo la solución de conductividad, tampones de pH y la solución de turbidez. Incluso recuerdo cargar una botella de agua destilada durante todo el camino desde Ohio hasta donde me encuentro ahora, en las oficinas de POSADA, una compañía consultora de agricultura sostenible y socia de Rainforest Alliance en Butare, Ruanda. Pero ahora me doy cuenta de que he olvidado algo similar pero fundamentalmente diferente: agua desionizada.

Siento que el corazón se me hunde un poco, luego le cuento la noticia a Jean-Marie Irakabaho, fundador de POSADA y experto en agrosilvicultura quien, por los próximos tres años, usará el equipo de monitoreo de agua que traje. Rainforest Alliance y POSADA construirán un sistema de tratamiento de aguas residuales en la cercana estación de lavado de Sovu, la cual es propiedad de la cooperativa de productores de café Maraba. Si no logramos calibrar la sonda adecuadamente –y para esto es esencial tener agua desionizada– nuestras lecturas de la calidad de agua no serán exactas. “Quizá podríamos salir y comprar una botella de agua desionizada”, pienso. Y luego recuerdo que es domingo a las 8:00 am y que estamos en un pueblo de feligreses que no faltan a la iglesia en el sur de Ruanda. En este momento sería difícil encontrar una taza de café, así que ni penar en una botella de agua desionizada.

Jean-Marie levanta una mano, saca su celular y me sonríe de forma que asumo que significa “le diré al personal de la estación de lavado que nos retrasaremos un día”. Pero en dos minutos él está hablando con una amigo cuya hermana trabaja en una farmacia que vende agua desionizada. Lo siguiente de lo que me doy cuenta es que él habla con el abastecedor de la farmacia. Cuarenta minutos después, un joven toca la puerta principal de la oficina de POSADA, cargando una botella sellada de agua desionizada.

Este fue mi primer indicio de que Jean-Marie puede lograr cualquier cosa.

IMG_0024

Jean-Marie Irakabaho y Deanna Newsom miden la calidad del agua (turbiedad , para ser específicos) utilizando un tubo de Secchi.

Para inicios de la tarde, la sonda está calibrada y vamos manejando en el SUV de Jean-Marie, subiendo en la carretera empolvada que lleva hacia la estación de lavado de Sovu. En ciertas partes, compartimos el camino con mujeres que cargan bidones llenos de agua y niños que pastorean cabras. Pero rápido desaparecen detrás de nosotros y los cerros frente a nosotros despliegan un mosaico de cuadros, rectángulos y trapezoides verdes. Reconozco plantaciones de café, bananos y camotes. Jean-Marie identifica el resto: sorgo, yuca y frijoles.

Durante el ascenso en auto a la estación de lavado discutimos los objetivos del proyecto. Con fondos de Scherman Foundation, Jean-Marie y su equipo van a diseñar y construir una serie de tanques y lagunas que servirán para tratar el agua ácida y rica en materiales orgánicos que resulta del beneficiado húmedo del café. Esta agua usualmente se vierte sin tratar en los cuerpos de agua cercanos, donde su acidez mata la vida acuática y la descomposición de su materia orgánica no solo promueve la producción de bacteria dañina para los seres humanos, sino que priva de oxígeno a la fauna acuática. De hecho, las muestras de calidad del agua que Jean-Marie tomará dentro de un mes, durante la temporada de fiestas, mostrarán que río abajo de la estación de lavado de Sovu, las medidas de la demanda biológica de oxígeno o DBO –un indicador de contaminación por exceso de materia orgánica– son casi 10 veces más altas que la norma del gobierno de Ruanda. Esto en un país donde, según la Organización Mundial de la Salud, 16 por ciento de la población rural obtienen su agua para consumo directamente de los ríos y arroyos.

IMG_0176

Estación de lavado de café

En este día, estamos en la estación para ver sitios potenciales para el sistema de tratamiento de aguas, probar el protocolo de monitoreo de calidad de agua y encontrarnos con los productores de la cooperativa Maraba. Este grupo de 1.300 pequeños agricultores, cada uno con una parcela de café de menos de una hectárea de tamaño, abastece del grano a la estación de lavado de Sovu. Jean-Marie se reunirá con productores de Maraba en una serie de ocho talleres de varios días en los próximos 18 meses, enseñándoles sobre prácticas de agricultura sostenible que, según ha demostrado la investigación, aumentan la productividad, la calidad del café cosechado y mejoran la calidad del agua en los cuerpos de agua.

Cecile Mukamurigo trabaja para la cooperativa Maraba Coffee Growers

Cecile Mukamurigo trabaja para la cooperativa Maraba Coffee Growers

El día es largo y fructífero: probamos y ajustamos nuestro protocolo y participamos en buenas conversaciones con el personal preparado y entusiasta de Sovu, y con algunos productores de café vecinos. Nos despedimos y empezamos nuestro viaje de regreso, atravesando el campo con un sol que rebota en los espejos del auto y en nuestros rostros cansados. Eventualmente, pasamos un rótulo al lado derecho que dice “Kitabi Tea Factory”, me enderezo en mi asiento y pregunto “¿es este el Kitabi Tea Factory que fue certificado por la norma de agricultura de Rainforest Alliance desde 2011 y cuyo reporte, de casualidad, acabo de incluir en un nuevo análisis de mejorar en fincas de té?” Jean-Marie confirma que sin duda son los mismos. Noto que la puerta de la fábrica está cerrada y que los alrededores están desiertos. “Qué lástima que es domingo por la tarde”, digo. “Me encantaría recorrer el lugar”. Jean-Marie sonríe y saca su teléfono celular. Luego de 20 minutos, el gerente de la fábrica está abriendo la puerta y mostrándonos la fábrica y su propio sistema de tratamiento de aguas residuales.

Jean-Marie Irakabaho calibra la sonda YSI para medir la calidad del agua.

Jean-Marie Irakabaho calibra la sonda YSI para medir la calidad del agua.

¿Quién es este científico y capacitador que puede encontrar agua desionizada un domingo por la mañana y coordinar un tour en una fábrica cerrada en solo 20 minutos? Cualquiera que sea la fuente de su magia, estoy feliz de saber que este proyecto –el cual espero que le brinde acceso a agua limpia a las comunidades cuenca abajo de Sovu– esté es sus competentes manos.

Deje un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s