café/Cambio climático

Plantando árboles y reduciendo emisiones, caficultores de Oaxaca obtienen reconocida validación

portada y 1Los productores de café en Santa Lucía Teotepec, en Oaxaca, México, sienten los impactos del cambio climático cada día de sus vidas. “Sentimos el calor. Ya no llueve como llovía antes”, afirma Leandro Salinas, líder comunal de la cooperativa de café de la localidad, UNECAFE. Los cambios en los patrones del clima y de las lluvias pueden golpear la productividad de las fincas y, en consecuencia, los modos de vida de los finqueros y sus familias.

Rainforest Alliance trabaja con un grupo de más de 250 pequeños caficultores desde hace unos cinco años, en un innovador proyecto de carbono para combatir el cambio climático y promover la resiliencia climática, y este mes, en lo que se constituye un gran logro, el grupo obtuvo la validación de uno de los más rigurosos estándares de medición de gases de efecto invernadero del mundo, el Verified Carbon Standard (VCS).

3El Café CO2 de Oaxaca es uno de  solo 100 proyectos validados VCS del sector forestal y de manejo de suelos en todo el mundo. Aún más, es uno de los pocos proyectos que ha logrado esta validación a través de actividades de reforestación; otros esfuerzos han estados focalizados en prevención de emisiones a partir de evitar la deforestación. Mediante la reforestación, nuestro Proyecto podrá remover unas 130,000 toneladas de emisiones de la atmósfera durante 30 años, lo que puede compararse con las emisiones anuales de 27,000 vehículos.

La validación es un paso importante para la sostenibilidad a largo plazo de las cuatro comunidades involucradas y que pertenecen a los Chatino, un grupo étnico cuya lengua es anterior a la colonia y forma parte de la lista de las amenazadas que estableció la UNESCO. Entrenando jóvenes como técnicos, el Proyecto ofrece una alternativa de empleo en la comunidad y así no abandonarla en busca de trabajo. La mayoría de los técnicos, cuyas responsabilidades incluyen actividades de cartografía, monitoreo y medición, son mujeres jóvenes.

“Este proyecto beneficiará a las generaciones venideras”, sostiene Felicitas Sánchez, técnica en monitoreo de UNECAFE. “Cuando (esas generaciones) crezcan, todavía tendrán árboles porque estamos conservándolos ahora. Estos árboles proporcionan aire limpio para nuestro planeta”.

 

 

 

 

 

 

 

Deje un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s