Cambio climático/Comunidades forestales/Reserva de la Biosfera Maya

GuateCarbon una iniciativa modelo entre gobierno y comunidades forestales

Foto Charlie Watson

Situada en el corazón del segundo bosque tropical más grande de Mesoamérica, la Reserva de la Biosfera Maya (MBR) es una zona rica en biodiversidad y en historia cultural. Establecida por el gobierno de Guatemala en 1990, la reserva se extiende por cerca de 52,1 millones de hectáreas y es el hogar de jaguares, pumas, ocelotes, monos y guacamayas, así como muchas especies de árboles raros y maderas finas. También es conocida por sus antiguos tesoros culturales mayas, incluyendo el sitio arqueológico Tikal, de renombre mundial. Sin embargo, la protección brindada con su declaratoria, no es suficiente para garantizar su supervivencia a largo plazo. Aunque la reserva ha sido reconocida por la UNESCO por la forma en que armoniza la conservación con el desarrollo socioeconómico sostenible, las áreas forestales del MBR permanecen en peligro. Ganadería ilegal, la conversión agrícola, los incendios forestales, la caza y actividades no reguladas plantean retos importantes para el gobierno de Guatemala y la población local.

Como una respuesta a estos desafías nace el proyecto forestal GuateCarbon, que se gestiona como una colaboración entre el gobierno guatemalteco y las comunidades locales, con el apoyo de organizaciones internacionales, entre ellas Rainforest Alliance.

Foto Charlie Watson

Foto Charlie Watson

La iniciativa pretender enfrentar la deforestación en la MBR mediante el desarrollo y el refuerzo de las actividades sostenibles en esa región y aprovechar el poder del creciente mercado de carbono internacional para proporcionar incentivos económicos adicionales para para la conservación. Durante la década de 1990 y principios de 2000 por la concesión otorgada entonces por el gobierno de Guatemala, 12 organizaciones de base comunitaria y dos empresas privadas participan en la gestión forestal sostenible a pequeña escala en una parte de la reserva. Sus bosques han sido certificados según los estándares de sostenibilidad del FSC y los concesionarios han demostrado ser excepcionales en su quehacer diario. Su trabajo ha permitido que las zonas con la certificación FSC registren una tasa de deforestación de casi cero los últimos 14 años, en comparación con que presenta el resto de la MBR de un 1,2 por ciento.

GuateCarbon se sustenta en el marco internacional de REDD + (Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación). Quienes participan del proyecto pueden vender créditos de carbono equivalentes a los gases de efecto invernadero que evitan gracias al manejo sostenible de cerca de 800 000 hectáreas de bosque. Para tener derecho a estos créditos de carbono, el proyecto debe cumplir con una serie de rigurosos requisitos de organización, tecnología y finanzas. Además, las personas que viven en la reserva o sus proximidades tienen la oportunidad de convertirse en socios iguales en los esfuerzos para gestionar y acceder a sus beneficios sociales, económicos y ambientales. GuateCarbon está captando la atención internacional, lo que beneficia a toda Guatemala. “Lo realmente novedoso de esto es que es a se trata de un programa que involucra en una misma iniciativa lo social con la conservación, nos recuerda Sergio Guzmán, gerente de GuateCarbon. “Se crea una asociación modelo entre el gobierno y las comunidades locales”.

Deje un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s