Agricultura/Rainforest Alliance

Los 5 hallazgos más destacados de nuestro más reciente reporte de impactos

Portada y 1Si bien Rainforest Alliance ahora es reconocida por nuestro trabajo en la formación en sostenibilidad de agricultores, silvicultores y empresas turísticas, inicialmente estuvimos muy concentrados en el uso de la certificación como herramienta para la conservación. Desde que comenzamos a certificar con el estándar de la Red de Agricultura Sostenible (RAS) en 1992, la certificación RAS / Rainforest Alliance ha cubierto 1,2 millones de fincas en 42 países, alcanzando 101 cultivos diferentes y con ellos alrededor de 3,5 millones de hectáreas… un área casi del tamaño de Suiza.
Pero tener este crecimiento significa también resulta en ganancias para la conservación de la biodiversidad, la protección de los recursos naturales, el aumento de la productividad y la rentabilidad agrícola y el mejoramiento de la vida de los agricultores, los trabajadores y sus familias?

El reciente reporte de impactos intenta responder a esa pregunta. Revisamos casi dos docenas de estudios científicos, sintetizados datos de la base de datos de certificados de la RAS, y llevamos a cabo un nuevo análisis de los datos de los informes de auditoría de 219 fincas y grupos de agricultores certificados. El reporte inicia con vistazo global del alcance y la distribución geográfica de las fincas certificadas, y luego se centra en los resultados relacionados en nuestros mayores cultivos certificados – café, cacao, té y bananos – seguido de un análisis a profundidad de los resultados relacionados con los medios de vida, el agua, la biodiversidad y el cambio climático.
Aquí están cinco puntos clave del nuevo reporte:

1. Las fincas certificadas aplican prácticas agrícolas más sostenibles que las fincas no certificadas. A través de varios cultivos y países, se encontró que las fincas certificadas implementan prácticas sostenibles a un ritmo mayor que las fincas no certificados.La

2. Certificación beneficia a productores de pequeña escala- aunque no siempre de la manera que ellos esperan. Las conclusiones de este informe ponen en duda la creencia convencional de que sin sobreprecios para compensar los costos de la certificación, los agricultores perderán el interés. Esto se debe a que los pequeños productores que aplican las prácticas agrícolas que promueve la Norma RAS terminan incrementando su productividad y rentabilidad en la mayoría de los casos que se evaluaron. Estos logros, junto con otros beneficios, como un mayor acceso a la formación y la mejora de la calidad y la salud ambiental, son citados por los agricultores como importantes fuentes de valor y las razones para estar certificados.

23. Las fincas certificadas contribuyen a la protección de los recursos hídricos locales. Al menos siete estudios publicados han documentado efectos positivos de la certificación RAS / Rainforest Alliance en la protección de la calidad del agua y en el entorno de las fincas certificadas. Estos resultados se observan mayoritariamente en las áreas de mejora en el control de la erosión, la reducción del uso de agroquímicos, y el tratamiento más eficaz de las aguas residuales.

34. Certificación contribuye con los ecosistemas naturales más saludables, no sólo en la finca, sino también en el paisaje circundante. Múltiples estudios han documentado aumentos en la cobertura forestal y la protección de la fauna en las fincas certificadas, en relación con las explotaciones no certificados o en condiciones precertificación. Además, los árboles de sombra, los parches de los ecosistemas naturales y corredores ribereños en fincas certificadas pueden contribuir a la conservación en los alrededores de las fincas, tal como se determinó en los estudios independientes realizados en Brasil, Colombia y Etiopía.

5. Cuando las fincas permanecen certificadas por dos o más años, sus prácticas de sostenibilidad tienden a seguir mejorando con el tiempo. Series temporales de datos de los informes de auditoría estudiados indican que de 2011 a 2014, una alta proporción de no conformidades iniciales con la Norma RAS (no conformidades significa que registraban un desempeño menos sostenible) se resolvieron mediante la adopción de prácticas más sostenibles. Durante este período, los niveles generales de conformidad con criterios RAS aumentaron sustancialmente, de 90 por ciento a 94 por ciento en banano en América Central, del 83 por ciento a 88 por ciento en café en América Central, del 85 por ciento a 88 por ciento en cacao en África Occidental, y de 87 por ciento a 93 por ciento en en África Oriental. Estos resultados sugieren que a medida que los productores permanezcan en el sistema, son capaces de resolver muchas debilidades inicialmente señaladas por los auditores y mejoran continuamente su desempeño.
Les invitamos a que consulten el reporte de impactos completo, en su versión en inglés.

Deje un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s