desarrollo comunitario/turismo sostenible/Vacaciones

Una experiencia turística más enriquecedora

Los turistas pueden experimentar ceremonias de purificación. Foto: Mayaka’an

Los turistas pueden experimentar ceremonias de purificación
Foto: Mayaka’an

A solo unas dos horas al sur de los glamorosos y altos hoteles y de las lujosas tiendas de Cancún, México, se ubica la Zona Maya, un área de densa selva dentro de la que se encuentran antiguos templos maya, bosques donde se pasean jaguares y pumas y en cuyo cielo vuelan las suntuosas guacamayas rojas. La Zona Maya también es hogar de comunidades cuyas lenguas y tradiciones datan desde mucho antes de los tiempos coloniales. Aunque estas culturas siguen vibrantes, su economía local no: 25% de la población en la Zona Maya vive en pobreza extrema, ganando menos de US$1,25 por día.

Pero gracias a una iniciativa para proveer a estas comunidades indígenas de ingresos sostenibles, los residentes locales están mejorando sus condiciones de vida al mismo tiempo que comparten su rico patrimonio cultural y natural con miles de turistas. Los visitantes de la Zona Maya pueden participar en ceremonias de purificación en un temazcal, aprender a utilizar los antiguos telares mayas, escuchar a un sabio anciano contando mitos y leyendas ancestrales, así como participar en bailes y otras tradiciones mayas. Los locales también ofrecen tours en botes y kayaks por los bellos canales y lagunas dentro de la Reserva de la Biosfera de Sian Ka’an (sitio Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO), oportunidades para nadar en los misteriosos cenotes y visitas a ruinas mayas que incluyen pequeños y poco conocidos templos.

Un grupo recorre uno de los muchos canales utilizados por los antiguos mayas como una ruta comercial. Foto: Yesenia Soto / Rainforest Alliance

Un grupo recorre uno de los muchos canales utilizados por los antiguos mayas como una ruta comercial. Foto: Yesenia Soto / Rainforest Alliance

Todo esto es parte de Mayaka’an, un proyecto que busca darle una alternativa de trabajo e ingresos a las comunidades rurales e indígenas de la Zona Maya a través del turismo sostenible. Mayaka’an nació como un esfuerzo conjunto de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas de México (CONANP), del Ministerios de Turismo y de la ONG local Asociación Amigos de Sian Ka’an

(miembro de la Iniciativa de Turismo del Arrecife Mesoamericano (MARTI), una coalición de organizaciones que promueven la conservación del Arrecife Mesoamericano mediante el turismo sostenible), y financiado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). El proyecto está conformado por 14 cooperativas de nueve comunidades indígenas, las cuales participaron en talleres de capacitación impartidos por Rainforest Alliance, también miembro de MARTI. Durante las capacitaciones, los miembros de las cooperativas aprendieron sobre administración de negocios, servicio al cliente, sostenibilidad y mercadeo.

Un paseo en bote lleva a los visitantes a este pequeño templo, llamado Xlahpak. Foto: Yesenia Soto / Rainforest Alliance

Un paseo en bote lleva a los visitantes a este pequeño templo, llamado Xlahpak. Foto: Yesenia Soto / Rainforest Alliance

Rosa Tzab, de la cooperativa Sijil Noh Ha, la cual tiene ocho miembros y recibe ahora entre 1500 y 2000 turistas por año, dijo, “me enorgullece mostrarte a los visitantes nuestros orígenes, nuestra cultura y todo lo que hacemos acá en la cooperativa”. Para muchos turistas, lo que ofrecen Tzab y los miembros de las cooperativas que conforman Mayaka’an es una experiencia de viaje más rica y memorable

Deje un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s