Cambio climático/educación ambiental/Maestros

Aprendo luego educo: Una lección sobre cambio climático en Guatemala

portadaA 212 kilómetros de la ciudad de Guatemala, en el noroccidente del país, se encuentra San Juan Ostuncalco, municipio del departamento de Quetzaltenango. Como sucede con el resto de la región, esta provincia no escapa a los efectos del cambio climático.

Sus habitantes, en un alto porcentaje de la etnia Mam, resisten constantemente la reducción del servicio de agua entubada, el aumento de la temperatura, la sequía y la reducción de la producción agrícola, entre otros.

Quetzaltenango ostenta una muy alta amenaza a sequías y heladas a nivel nacional, además de su vulnerabilidad a inundaciones, incendios forestales, deslizamientos y erosión, según el Análisis de Vulnerabilidad ante el cambio climático del Altiplano Guatemalteco, realizado por el programa Clima, Naturaleza y Comunidades en Guatemala, que coordinamos.

dsc_0022Esta realidad climática obliga a líderes locales a dialogar para profundizar conocimientos y buscar soluciones. Con ese propósito, un grupo de 38 maestros de educación primaria y secundaria de San Juan Ostuncalco participaron en un taller que organizamos junto con la Fundación para el Desarrollo Humano y Social de la Región Mam (Fundamam).

Sus testimonios fueron reveladores. “En la comunidad donde vivo se están perdiendo las siembras. El agua se está escaseando. Si uno no madruga a recolectar, se queda sin agua”, expresó Diámariz Miranda, maestra de primer año de primaria, a quien acompañó su hija Diamariz Alexandra de solo 11 meses.

dsc_0096Diámariz llegó al taller para aprender y luego poder transmitir lo aprendido sobre protección ambiental a sus alumnos. “Voy a decirles que colaboremos en tirar la basura en su lugar y sembrar árboles para que no suframos más el cambio climático”, agregó.

Esta maestra y sus colegas participaron activa y creativamente en variadas actividades: se convirtieron en un árbol para conocer la función de las hojas, tronco, raíz y corteza; graficaron el ciclo del carbono y dramatizaron emergencias climáticas, comentaron sobre cómo se reflejan los efectos del cambio climático en sus comunidades y las acciones que pueden tomarse para enfrentarlos.

dsc_0138“Fue muy valioso todo. No solo hubo alguien que narró, sino todos compartimos y eso es lo importante”, resumió Ingrid Díaz, maestra de sexto año de primaria. “El cambio climático no es historia. Es algo que está afectando nuestro país y al planeta pero hay cosas que como seres humanos podemos cambiar aún. Y nosotros que compartimos con niños, tenemos esa gran oportunidad para inculcarles que valoren la tierra y sus recursos”, concluyó.

María Ghiso, gerente del programa de educación de Rainforest Alliance, agradeció a Fundamam por su liderazgo en este valioso esfuerzo. “Los maestros juegan un papel clave en la comunidad. Las próximas generaciones de líderes comunitarios necesitan los conocimientos y las habilidades para enfrentar nuevos retos generados por el cambio climático. La educación es una herramienta crítica para hacer frente ante estos cambios, mejora conocimientos, la habilidad de procesar información y percibir riesgos”, explicó.

Ahora 38 educadores más regresarán a sus escuelas para enseñar a sus alumnos lo aprendido y así proteger a su comunidad del cambio climático.

 

Deje un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s