Cambio climático/CNCG/Rainforest Alliance

El clima cambia pero La Igualdad se adapta

dsc08241Alejandro Méndez, de 30 años de edad, es un activo productor de maíz y frijol de la comunidad La Igualdad del municipio de San Pablo, San Marcos, en la región suroccidental de Guatemala. Su entusiasmo, de hecho, lo llevó a producir fresas y hortalizas como cebolla, tomate y pimientos en huertos familiares, para diversificar la producción local y fortalecer la seguridad alimentaria.

La Igualdad se ubica en las faldas del volcán Tajumulco. Su clima es templado e ideal para la producción de café de altura. Sin embargo, en los últimos años esta actividad productiva ha venido a menos debido a la incidencia de plagas y enfermedades como la roya, que aumentan por las condiciones ambientales derivadas del clima como las inundaciones. A ello hay que agregar la falta de buenas prácticas de manejo agrícola vinculadas, principalmente, a la fertilización, lo cual provoca una reducción notable en la producción de alimentos.

Según el Análisis de vulnerabilidad del altiplano occidental preparado por programa Clima, Naturaleza y Comunidades en Guatemala y TNC en 2013, San Pablo es muy susceptible a las amenazas de heladas, inundaciones y deslizamientos, las cuales se agravarán para el año 2050. Este panorama genera que líderes comunitarios como Alejandro busquen medidas para contrarrestar los efectos de la variabilidad y el cambio climático en la comunidad y fortalecer su resiliencia a los impactos de eventos climáticos extremos.

aUna de las primeras acciones que Alejandro y otras 88 personas más de la comunidad implementaron, con el apoyo de CNCG, son los sistemas agroforestales con guama (Inga edulis). Estos ofrecen una buena sombra, leña y materia orgánica, clave en la fertilidad del suelo, todo lo cual se traduce en un aumento de la producción cafetalera y, en consecuencia, de los ingresos para la comunidad.

Los pobladores de La Igualdad también promueven sistemas agroforestales para la producción de maíz y frijol por medio del cultivo de guama en callejones, cuya cosecha provee de alimentos a las familias.

Además, “la comunidad ha recuperado 12.01 ha de bosque por medio de reforestación con especies nativas como aliso, pino y palo de agua. Esta recuperación es clave porque en la comunidad afloran los nacimientos que abastecen de agua entubada a la cabecera municipal de San Pablo y comunidades aledañas”, nos comentó Víctor Rodas, especialista en cambio climático de TNC.

Deje un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s