bosques/conservación/Rainforest Alliance

Bosques: el corazón de nuestra misión

img1_10A mediados de la década de 1980, cuando la deforestación en América Latina alcanzó niveles críticos, la mayoría de conservacionistas creía que la forma de salvar los bosques del mundo era boicoteando completamente la madera tropical. Pero los fundadores de Rainforest Alliance adoptaron un enfoque poco convencional, diciendo que ese boicot terminaría fallando porque no tomaba en cuenta las necesidades de más de mil millones de personas que dependen de los bosques para su sustento.

Desde el inicio, Rainforest Alliance comprendió que, para tener éxito en el largo plazo, los movimientos ambientalistas debían trabajan con la gente que usa los bosques como su techo, fuente de sustento y de sus medios de vida, ya que son ellos quienes tienen el mayor incentivo para conservarlo.

Así nació nuestro enfoque tan único para la conservación del bosque. Durante los últimos 30 años, hemos formado una alianza caleidoscópica y global de comunidades forestales, conservacionistas, agricultores, científicos, compañías multinacionales, gobiernos y ciudadanos en general. Hemos colaborado con todos estos aliados para desarrollar y promover un estándar riguroso de sostenibilidad para el manejo forestal y otro separado para agricultura, que ha sido una de las causas principales de la deforestación antes y ahora. Ambos estándares están basados en el principio de que la sostenibilidad verdadera debe apoyar la salud ambiental, social y económica de las comunidades rurales.

carmelita-forest-concession

Concesión forestal certificada FSC en Carmelita, Guatemala Foto: Sergio Izquierdo

Mientras crecía la concientización sobre la crisis global por la deforestación (en parte, gracias al trabajo de Rainforest Alliance con periodistas) también aumentaba la demanda en el mercado por madera y productos de madera producidos de forma responsable. En 1993, cofundamos el Forest Stewardship Council (FSC), el primer sistema de certificación forestal global e independiente, para conectar a empresas forestales responsables con los mercados crecientes para la madera abastecida de forma sostenible (la certificación FSC incluye un método que permite a los compradores rastrear la madera hasta su origen). Le certificación de silvicutura sostenible probó ser una herramienta tan poderosa para la conservación que en poco tiempo nos expandimos fuera de los bosques de América Latina, y también vimos una proliferación de esquemas de certificación que competían con el nuestro. Actualmente, más de 45,7 millones de hectáreas (113 millones de acres) de bosques tropicales, templados y boreales alrededor del mundo cuentan con la certificación FSC.

Sin embargo, el crecimiento de la demanda por madera de fuentes sostenible dejó claro que las comunidades forestales necesitaban de apoyo adicional para poder acceder completamente a los beneficios de la certificación y para competir con empresas forestales ya establecidas. Desarrollamos programas integrales de capacitación y asistencia técnica (que cubren áreas como contabilidad, procesamiento, control de calidad, administración de negocios y mercadeo) con el fin de que las empresas forestales comunitarias pudieran prepararse mejor para participar en el creciente mercado; además, llevamos estos servicios a comunidades que no estaban certificadas. Nuestra relación con las comunidades forestales se profundizó y luego trabajamos con ellos en el desarrollo de fuentes suplementarias de ingreso, incluyendo la cosecha y procesamiento de productos forestales no maderables (como la nuez de Brasil), el turismo sostenible y los proyectos forestales de carbono. Estas actividades forestales adicionales son ahora una parte importante de nuestro enfoque integrado de conservación de paisajes.

Planta procesadora de nuez de nuez de Brasil en Madre de Dios, Perú Foto: Mohsin Kazmi

Planta procesadora de nuez de nuez de Brasil en Madre de Dios, Perú
Foto: Mohsin Kazmi

Nos hemos mantenido a la vanguardia en el desarrollo de economías forestales sostenible por 20 años, trabajando siempre en alianza con las comunidades locales. Desde inicios del año 2000, cuando los gobiernos alrededor del mundo empezaron a otorgar derechos de las tierras a las comunidades indígenas y forestales, aprovechamos la oportunidad de usar nuestra gran experiencia para apoyar a las comunidades a sacar el máximo partido de sus recién adquiridos derechos. Con base en nuestro enorme éxito en Guatemala, Ecuador y Perú, adaptamos nuestro modelo de trabajo para aliarnos con empresas forestales comunitarias en Camerún, Myanmar e Indonesia.

En momentos donde la devolución de los derechos sobre la tierra a las poblaciones locales e indígenas está ocurriendo en todo el mundo, nosotros estamos promoviendo un modelo de conservación nuevo y altamente efectivo a través de nuestras alianzas de largo plazo con estas comunidades. Trabajando con más de 100 comunidades forestales comunitarias y empresas pequeñas y medianas —desde pequeños propietarios de tierras en zonas templadas, hasta bosques tropicales que son propiedad de comunidades en Camerún, Indonesia y la Amazonía— hemos cambiado la forma en que se conservan los bosques alrededor del mundo.

Deje un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s