La vida silvestre, los bosques y nosotros

Rainforest Alliance comenzó hace más de 30 años protegiendo los bosques y eso incluía, por supuesto, a toda la maravillosa flora y fauna que se encuentra dentro de ellos. Pero no pasó mucho tiempo antes de que nos diéramos cuenta de que no podíamos proteger los bosques sin unir los esfuerzos de las personas que dependían de ellos, y que no podíamos pedir a estas personas los protegieran a menos que tuviesen una manera de mantener a sus familias.

Es por eso que trabajamos para crear medios de vida sostenibles basados ​​en los bosques. Y dado que la agricultura impulsa más del 70 por ciento de la deforestación tropical, también trabajamos con los productores para aumentar sus rendimientos de forma amigable con la Tierra, de modo que no necesiten talar más árboles para sus tierras de cultivo.

Pero como también los efectos del cambio climático -la sequía, las precipitaciones impredecibles y los fenómenos meteorológicos severos- afectan gravemente a los agricultores y a los silvicultores, nos hemos dado a la tarea de trabajar además en la resiliencia al cambio climático. Esto nos lleva de nuevo a proteger los bosques, ya que ellos ayudan a desacelerar el cambio climático al absorber muchas de las emisiones que generamos los humanos.

En pocas palabras, todo está conectado, y es por eso que trabajamos en muchos frentes, en todo el mundo, todo al mismo tiempo. Desde el principio, todo nuestro trabajo ha beneficiado a la vida silvestre. Si bien algunas organizaciones optan por centrarse en una única y emblemática especie, o en nombre de animales en peligro de extinción, hemos descubierto que un enfoque integrado del paisaje para la conservación es más eficaz. Si continúa leyendo descubrirá algunas de nuestras historias de éxito favoritas sobre la vida silvestre

Cuscus

El oso cuscus de Sulawesi, llamado así por su pelaje grueso, oscuro y parecido a un oso, no es realmente un oso sino un marsupial arbóreo. Cuando Rainforest Alliance comenzó a trabajar con 1,500 pequeños productores de cacao en el extremo sur de la isla de Sulawesi, Indonesia, en la región de Bantaeng de gran biodiversidad, descubrimos que estos productores estaban matando cuscus regularmente porque creían, equivocadamente, que estas criaturas se comían sus plantas. Con nuestras capacitaciones, los agricultores no solo aprendieron cómo cultivar su cacao de manera que se nutriera mejor su suelo, protegieran los bosques y los cursos de agua cercanos, y aumentarán sus rendimientos, también aprendieron que el cuscús, además de gozar de la protección del gobierno indonesio, no se alimentaba de sus plantas de cacao (las verdaderas culpables eran las ratas) Ahora estos finqueros, cacaotales y el cuscus viven todos en armonía en Bantaeng

Jaguar

En las últimas décadas, las poblaciones de jaguares en todo el mundo se han reducido en un 50 por ciento, principalmente debido a la caza y a la destrucción de su hábitat como consecuencia de la deforestación. La empresa forestal boliviana CINMA-San Martín (certificada por Rainforest Alliance según los estándares del Forest Stewardship Council) administra casi 119,200 hectáreas en la reserva forestal amazónica de Bajo Paragua. Junto con la fundación Panthera y el departamento de biología de la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno, CINMA-San Martín instaló 26 estaciones de monitoreo, activadas durante 24 horas al día durante 71 días. Las cámaras captaron más de 200 imágenes de jaguares, correspondientes al menos 10 individuos, la cifra más alta registrada en más de 20 estudios realizados anteriormente en la región.

Esta fue una gran noticia, no solo porque el jaguar es una criatura majestuosa e icónica. Los jaguares son una especie indicadora, lo que significa que su presencia revela una buena salud del ecosistema, pero también es una especie “sombrilla” porque ayuda a proteger a otras especies silvestres que comparten su hábitat. Otras fotos del estudio dan fe de esta red beneficiosa de relaciones: otras 32 especies de mamíferos, incluidos monos araña, nutrias gigantes y armadillos gigantes, algunos de los cuales se consideran vulnerables o en peligro de extinción, también fueron capturados por la cámara.

¿Ven? Todo está conectado

Reinita Cerúlea

Cuando Rainforest Alliance unió fuerzas este año con empresas, silvicultores, el Servicio Forestal de los EE. UU. y propietarios de terrenos en el sudeste de los Estados Unidos para formar la Alianza de Bosques Apalaches (AWA), lo hicimos con el objetivo de conservar la increíble biodiversidad de estos bosques. Con 158 especies de árboles, la región se ubica como una de las más altas de América en diversidad de flores y también es el centro mundial de especies de salamandras apulmonadas. En total, los bosques de los Apalaches representan uno de los bosques templados más ricos del mundo. El AWA está dedicado a la conservación de este tesoro al mismo tiempo que impulsa la economía local a través del manejo forestal sostenible.

Imaginen nuestra alegría cuando descubrimos que el trabajo de AWA no solo ayuda a conservar el hábitat de las salamandras y otras miles de criaturas, sino que una especie de ave en particular demuestra la belleza de nuestro enfoque integrado y global: la reinita cerúlea. Este hermoso pájaro se cría en los bosques de los Apalaches antes de viajar miles de kilómetros para pasar el invierno en los bosques andinos, donde muestra una gran afición por las plantaciones de café con sombra, exactamente el tipo de fincas cafetaleras con las que Rainforest Alliance trabaja y certifica. En las plantaciones de café de sombra en Colombia, se encontró que la densidad de reinitas cerúleas es de 3 a 14 veces más alta que las del bosque primario vecino. (Cuidado, rana arbórea de ojos rojos: ¡la reinita cerúlea puede estar planeando una jugada para quedarte con tu trabajo de mascota de Rainforest Alliance!)

Mono Nocturno

Las aves migratorias no son las únicas criaturas que aman las fincas de café con sombra. Un estudio encontró que los cafetales certificados por Rainforest Alliance adyacentes a las tierras forestales naturales extienden con éxito los corredores de vida silvestre, proporcionando un hábitat para una variedad de especies, incluido el amenazado mono nocturno (Aotus lemurinus). “Los monos nocturnos rara vez son vistos porque son nocturnos y viven en los árboles”, explicó Deanna Newsom, analista senior de evaluación e investigación de Rainforest Alliance. “Al etiquetar por radio a un grupo de monos nocturnos en Colombia, descubrimos que pasan casi el mismo tiempo buscando comida en cafetales densamente sombreados que en la selva tropical”.

Las fincas de café con sombra se asemejan a los bosques naturales, y las plantas de café crecen a la sombra del dosel. La vegetación estratificada proporciona un hábitat importante para la abundancia de vida silvestre, incluidos los mamíferos y las aves migratorias.

Deje un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.