Federaciones indígenas de la Amazonía se dirigen al Papa

Cuando el Papa Francisco habló ante una multitud de más de 100.000 personas en la remota ciudad amazónica de Puerto Maldonado, Perú, el mes anterior, denunció los intereses que están causando estragos en el área, es decir, la extracción ilegal de oro, que ha generado un aumento del crimen violento y la trata de personas, arrasa las selvas tropicales vírgenes y envía toneladas de mercurio a los ríos. Antes de que llegaran esas fuerzas externas destructivas, los indígenas de esta región vivían en armonía con la naturaleza.

La federación indígena “sombrilla” de la Amazonía, la Confederación de Organizaciones Indígenas de la Cuenca Amazónica, COICA, conoce de primera mano estos ataques cada vez mayores contra la vida de las comunidades nativas y las tierras ancestrales, y tiene una respuesta: la creación de economías indígenas. Como dijo el presidente de COICA, Edwin Vásquez, a un periodista del New York Times en el evento del Papa en Puerto Maldonado: “Necesitamos una alternativa al infierno, y el infierno es la minería. Necesitamos una economía indígena adecuada que se base en el uso sostenible del bosque”.

Es por esta razón que Rainforest Alliance, COICA, y la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (AIDESEP) (federación de pueblos Indígenas del Perú, y miembro de COICA) unieron fuerzas para hacer justo esto: crear economías indígenas en toda la Amazonía. Con más de diez años de experiencia impulsando avances en la silvicultura comunitaria en la región, Rainforest Alliance está bien posicionada para el escalamiento de los medios de vida rurales y sostenibles que pueden ayudar a las comunidades a resistir las presiones externas para talar los bosques y degradar la tierra. “Como pueblos indígenas, hacemos uso de nuestros recursos naturales”, afirmó Vásquez. “Pero lo hacemos de manera sostenible, sin echar a perder nuestro Amazonas”.

Cada vez más, las comunidades indígenas de toda la Amazonía obtienen títulos de sus tierras -una cuarta parte bosque peruano, por ejemplo, ahora está bajo control indígena- proporcionando una excelente base sobre la cual construir economías robustas que honren los valores culturales.

COICA, AIDESEP y la Federación Nativa del Río Madre de Dios y Afluentes (FENAMAD) le presentaron al Papa Francisco una carta en Puerto Maldonado, exhortándolo a apoyar estos esfuerzos de amplio alcance para construir una economía indígena, titular más tierras ancestrales para los pueblos indígenas, y abordar las parodias ambientales, todo con el objetivo de detener la destrucción del Amazonas. Lee la carta aquí:

 

Deje un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s