Igualdad de oportunidades para las mujeres: un elemento esencial del desarrollo sostenible

Son dos fenómenos que van de la mano. La población humana aumenta día a día (alcanzará los 9,8 mil millones de personas en el 2050) y también crece la presión sobre los limitados recursos naturales de nuestro planeta. En este contexto, algunos piensan que “la ganancia de unos es la pérdida de otros”, pero cuando hablamos de equidad de género, la verdad es todo lo contrario. Hay un amplio consenso entre los expertos en desarrollo sobre cómo el empoderamiento de las mujeres beneficia a toda la sociedad. En Rainforest Alliance lo hemos visto una y otra vez: el progreso de las mujeres promueve el mejoramiento colectivo en formas impresionantes.

El avance de los derechos de las mujeres es especialmente crítico para transformar el sector agrícola. En países desarrollados, 43 por ciento de la fuerza laboral es femenino, y las mujeres representan dos tercios de los cientos de millones de personas alrededor del mundo que viven en pobreza y de la crianza de ganado. Mientras que las mujeres representan la mayoría de trabajadores sin pago –por labores como el cuidado de los niños y adultos mayores, cocinar y otras tareas del hogar– también sufren constantemente por no tener acceso a educación, a programas de capacitación ni a la tecnología. Además, se les prohíbe ser propietarias de tierras o controlar sus recursos naturales, y son excluidas de los procesos de toma de decisiones que afectan sus propias vidas. En promedio, las mujeres en la mayoría de países reciben solo entre 60 al 75 por ciento de los salarios que devengan los hombres y hasta se les paga menos por realizar la misma labor.

A pesar de esto, hay estudios que muestran que cuando las mujeres se empoderan económicamente, sus familias y comunidades también se benefician. Cuando las mujeres administran los ingresos del hogar, tienden a invertir más dinero en sus familias que los hombres (alimentos, ropa, artículos para la salud). Las investigaciones señalan un 20 por ciento de aumento en los índices de sobrevivencia infantil cuando son mujeres quienes manejan el presupuesto familiar. Y cuando las mujeres que son productoras agrícolas reciben acceso igualitario a recursos, educación, financiamiento y derechos territoriales, ellas logran aumentar la productividad de las fincas entre 20 a 30 por ciento. ¿Impresionante, verdad?

Tres generaciones de mujeres de la comunidad indígena Mam, que cosechan piñones en un bosque en Cajolá, Guatemala. Como miembros de la Asociación de Desarrollo Integral El Quetzal, su trabajo apoya los esfuerzos de reforestación y ayuda a las familias locales a mantenerse económicamente. Foto: Sergio Izquierdo

Nuestros esfuerzos para empoderar a las mujeres rurales son ambiciosos y están motivados por circunstancias urgentes a nivel local y mundial. El cambio climático amenaza con disminuir el rendimiento de las cosechas hasta en un 25 por ciento en ciertos escenarios; tales pérdidas empujarían aún más la deforestación (recordemos que las personas talan los árboles para extender sus fincas y crear más terrenos agrícolas), alimentando el ciclo destructivo del calentamiento global. Pero cuando los terrenos agrícolas que ya existen pueden hacerse más productivos, desaparece esa presión económica para expandir la frontera agrícola.

Como Rainforest Alliance es una organización que se enfoca en el trabajo en campo, hemos visto directamente cómo se aumenta la producción, los ingresos de las familias y el bienestar familiar cuando se promueve el acceso de las mujeres a capacitación y asistencia técnica. Las mujeres no son solo poderosas aliadas para mantener los bosques en pie, construir resiliencia climática y proteger la biodiversidad, sino que, al mismo tiempo, son una pieza clave para el desarrollo sostenible y saludable de las comunidades rurales alrededor del mundo.

Alimentando el cambio: las mujeres productoras agrícolas transforman sus comunidades

Las mujeres representan casi la mitad de todos los productores agrícolas alrededor del mundo, por eso estamos comprometidos con promover la equidad de género dentro de cada elemento de nuestro programa de certificación. Para obtener la certificación Rainforest Alliance, las fincas deben cumplir criterios sociales críticos junto a rigurosos requisitos en materia ambiental, uno de ellos prohíbe cualquier tipo de discriminación contra las mujeres, ya sea relacionada con salarios, contratación, capacitaciones, roles asignados, beneficios y políticas sobre ascensos. Como parte del proceso de “mejoramiento continuo” que compone nuestro sistema, las fincas Rainforest Alliance Certified™ deben “apoyar la igualdad y el empoderamiento de las mujeres, incluyendo su participación en oportunidades de educación y capacitación, así como acceso igualitario a productos y servicios”.

Pero cualquier persona que ha pasado tiempo en el “mundo real” sabe que para combatir el sexismo arraigado se ocupa más que publicar una serie de reglas y requisitos. Se necesita planificación proactiva, educación y asesoramiento para terminar con esta discriminación y crear nuevos caminos para las mujeres. Por ejemplo, nuestro programa de capacitación sobre cacao en Nigeria se enfoca en desarrollar el liderazgo de las mujeres en este sector, capacitando no solo a las mujeres que trabajan sembrando los campos, sino que formando a mujeres como técnicas y administradoras de cooperativas.

En Ghana, donde las mujeres están a cargo de 25 por ciento de la producción de cacao del país, las mujeres conforman dos tercios de la Cooperativa de Productores de Cacao de Asuontaaf, la cual cuenta con la certificación Rainforest Alliance. “Muchas mujeres en esta área creen que la producción de cacao es un trabajo para hombres”, nos contó Madam Paulina Sarfo, una de las productoras de cacao líderes de Asuontaa. “Pero soy un ejemplo para otras mujeres, tanto jóvenes como mayores. Las reto a ser productoras de cacao. Si se hace de forma sostenible, la producción de cacao es lucrativa”.

62 de los 96 miembros de la cooperativa agrícola Asuontaaf son mujeres.

Además de aumentar su producción de cacao, Sarfo y sus colegas han creado zonas de amortiguamiento, plantaron árboles e implementaron planes para la prevención de incendios. Y para protegerse contra todas las variables que pueden afectar negativamente la productividad de la finca, hemos motivado a las agricultoras a sembrar cultivos como plátanos y malanga, y las capacitamos en actividades que les ayudan a generar ingresos adicionales, como la apicultura y la elaboración de jabones.

Estos logros quizá no son tan sorprendentes al saber que la directora y fundadora de la organización agrícola que es nuestra principal socia en el país, Melanie Bayois, es mujer y una productora de cacao líder.

Equidad de género en la conservación de paisajes

Las iniciativas concretas para promover la equidad de género también son componentes claves de nuestro trabajo en conservación de paisajes. En la Reserva de la Biosfera Maya en Guatemala, en donde trabajamos con comunidades forestales desde finales de la década de 1990, hemos integrado iniciativas enfocadas en las mujeres dentro de nuestros programas de desarrollo de empresas comunitarias, y formalizamos nuestros esfuerzos al establecer una grupo de trabajo sobre género en el 2014.

Las mujeres de Alimentos Nutri-Naturales S.A. (ANSA) clasifican las nueces de ramón y las esparcen para secarlas en su centro de procesamiento. ANSA fue formado en 2006 por 56 mujeres en una aldea rural en el límite de la Reserva de la Biosfera Maya en el noreste de Guatemala.
Foto: Sergio Izquierdo

Uno de nuestros logros destacados en la RBM es la ejecución completa de capacitaciones en siete comunidades en toda la Reserva, las cuales promueven oportunidades económicas para las mujeres mediante la cosecha y procesamiento de la nuez de ramón, un producto forestal no maderable que tienen un alto valor nutricional. En las capacitaciones, realizadas en colaboración con la Asociación de Comunidades Forestales de Petén (ACOFOP) a inicios de 2012, las mujeres de estas comunidades aprendieron a organizarse para negociar mejores precios por sus productos.

También trabajamos con socios indígenas en la Amazonía peruana para fortalecer las oportunidades de liderazgo de las mujeres y sus capacidades en la toma de decisiones dentro de empresas comunitarias, incluyendo el desarrollo de una marca de productos de nuez de Brasil, iniciativas agroforestales y ecoturismo. Las mujeres han sido fundamentales para el impresionante éxito alcanzado por la empresa de nuez de Brasil, la cual exportó más de 4.000 toneladas métricas de nueces con cáscara, por un valor de casi US$31 millones en solo un año.

El turismo es otra área de nuestro trabajo en la conservación de paisajes en la cual las mujeres han destacado en roles de liderazgo. Alma López López, líder de una ONG de turismo comunitario llamada Mujeres Generando Cambio y Bienestar A.C., viaja a lo largo del estado mexicano de Oaxaca para ayudar a mujeres de comunidades indígenas a establecer y administrar negocios relacionados con el turismo. Utilizando las herramientas de capacitación de Rainforest Alliance, López guía a las mujeres en la creación e implementación de planes de negocios para empresas que incluyen actividades relacionadas con tejidos tradicionales, bordados, cerámica y artes culinarias.

López promueve mejores prácticas que se enfocan en la conservación de los bosques, la protección de la vida silvestre y en salvaguardar las tradiciones culturales, pero ella hace énfasis en que el ingreso adicional que estas mujeres pueden ganar se reinvertirá, seguramente, en sus familias. “EL turismo es una herramienta para combatir la pobreza en nuestras comunidades autóctonas”, dice López.

Encontrando sus propias voces

Ya sea mediante capacitaciones sobre agricultura sostenible, empresas forestales sostenibles, educación financiera u otras habilidades de negocios, nuestro equipo de trabajo de género usualmente empieza sus esfuerzos con pasos prácticos y tangibles, y luego va ampliando su alcance. Algo tan simple como participar en una sesión de capacitación sobre agricultura o educación financiera puede aportarles nuevos conocimientos a las productoras agrícolas, al mismo tiempo que las integra a una nueva red de apoyo y puede aumentar su autoestima. “Yo solía sentirme intimidada entre mis colegas productoras”, reconoció la productora de cacao en Ghana, Vida Tsatso Boaful. “Pero luego de estar algún tiempo dentro del programa, ese complejo de inferioridad desapareció al punto que ahora puedo hablar con mucha seguridad hasta en la presencia de hombres”.

Felisa Navas Pérez era miembro de una empresa forestal en su comunidad en la Reserva de la Biosfera Maya en Guatemala cuando el presidente de la concesión fue asesinado (probablemente, en manos de narcotraficantes que estaban tratando de apoderarse de tierras locales). De repente, Pérez tuvo que tomar una posición de mando. Aun cuando otras concesiones vecinas han batallado para mantener el negocio a flote, su comunidad ha progresado. Esta viuda y madre de cinco hijos ha liderado su concesión sin temores, logrando solvencia, obteniendo la certificación FSC, protegiendo los bosques y los medios de vida locales en este proceso.

Las mujeres están aprendiendo nuevas habilidades y asumiendo roles de peso en sus comunidades, pero aún queda espacio para que todos logren prosperar. Elizabeth Allende lo explica de forma quizá más sencilla. Ella es parte de un equipo agroforestal en México conformado por seis mujeres, y junto a sus colegas ha participado en las capacitaciones de Rainforest Alliance para prevenir la deforestación, mitigar el cambio climático y generar ingresos a partir de una combinación de actividades que protegen el bosque que ellas llaman hogar, incluyendo el cultivo de cacao y la extracción de hojas de palmas. ““El papel de la mujer ha cambiado desde que nos involucramos en el proyecto, hemos trabajado a la par con nuestros maridos, no se ha hecho diferencia si somos hombres o mujeres, el trabajo del grupo de mujeres es mucho más organizado ya que somos más responsables”.

Un comentario sobre “Igualdad de oportunidades para las mujeres: un elemento esencial del desarrollo sostenible

Deje un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.