Aprovechando hasta la última ramita del bosque

Lipsia, una compañía forestal ubicada en la exuberante selva de la provincia de Misiones, Argentina, ha logrado la sinergia perfecta entre su responsabilidad empresarial y su compromiso con la innovación, lo que le permite que en sus plantaciones hasta las ramitas más pequeñas tengan un uso eficiente, gracias a una tecnología que, además, permite a otras empresas sumarse al reto de convertir la región en un ejemplo de sostenibilidad.

La empresa inició su operación forestal a finales de la década de los setenta y hoy cuentan con 5.000 hectáreas de las cuales el 82% las dedican a producción, mientras que las 900 ha restantes son áreas de conservación. No tener toda su superficie bajo explotación es uno de los muchos requisitos que Lipsia debió cumplir para obtener la certificación FSC/Rainforest Alliance, pero que también responde a la visión que tiene de que el giro de negocio puede ir de la mano con las buenas prácticas y el manejo sostenible de su operación, tanto en las plantaciones, como en su planta industrial.

Durante los primeros años de trabajo, la empresa se enfocó en el cultivo de coníferas para abastecer la demanda de fabricantes de puertas, muebles y zócalos entre otros, pero hace unos 10 años tomó una decisión en la que se conjugaron perfectamente la innovación, la alta tecnología, y el deseo de Lipsia de hacer el manejo sostenible de sus plantaciones de la mejor manera posible. La incorporación del uso de biomasa o, de manera más simple, la utilización de los materiales de desperdicio de la compañía, como el aserrín y la viruta, así como ramas y la corteza de los árboles cosechados.

Esos materiales al final se convierten en fuentes de energía renovable, pues con ellos Lipsia fabrica pellet de madera, unos pequeños cilindros que se pueden usar en chimeneas, y equipos de calefacción, en el hogar, o bien, en sistemas de caldera para uso industrial.

Los pellets son una opción de bioenergía que reúne una serie de ventajas frente a otros combustibles tradicionales como el gas licuado, por ejemplo. Estamos hablando de un producto sólido, por lo que no hay riesgo de derrames, emisiones de vapores o gases; es limpio, libre de gérmenes y no produce lesiones o reacciones al contacto con la piel, y es un buen aliado del medioambiente, además, pues se reducen las emisiones y sólo genera un 0.4% de ceniza lo que hace aún más sencillas las labores de limpieza

Una oferta en campo fértil

Misiones es una región de un gran desarrollo turístico. No en vano tienen en su haber una de las Siete Maravillas del Mundo: las Cataratas del Iguazú. Afortunadamente, en los últimos años ha sido notorio el interés de los empresarios turísticos de la provincia de impulsar su actividad salvaguardando las bellezas naturales y culturales que la caracterizan.

Precisamente, por ello la oferta de pellets que hizo Lipsia al sector hotelero ha tenido tan buenos resultados pues a la fecha unos 40 hoteles los utilizan. Entre los casos de éxito destacan el Hotel Amerian Portal del Iguazú y La Aldea de La Selva Lodge donde técnicos de Lipsia han instalado los equipos necesarios para que sus calderas puedan abastecer los requerimientos de energía de sus habitaciones, cocina y otras facilidades, lo que ha contribuido también a la transformación que estos alojamientos misioneros ha dado a su operación, transformación que precisamente les ha permitido obtener también la certificación Rainforest Alliance para Turismo Sostenible.

Un comentario sobre “Aprovechando hasta la última ramita del bosque

Deje un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s