Plantar semillas de resiliencia ante el cambio climático

Abdul “Pak” Kadir ha cultivado cacao en la isla de Sulawesi, Indonesia, durante más de 30 años. Pero este hombre de 53 años no es alguien que gusta de descansar en sus laureles (o, mejor dicho, en sus granos de cacao). Con el aumento de la demanda global, pero la productividad local tambaleante, este líder de la comunidad aprovechó la oportunidad de asistir a los entrenamientos de Rainforest Alliance que lo ayudarían a hacer que su negocio fuera más rentable y climáticamente inteligente.

Pak Abdul es uno de los aproximadamente 8,000 productores de cacao que se han beneficiado del proyecto Prosperidad Verde de la Revolución del Cacao de Rainforest Alliance en Sulawesi. Cofinanciado por los Estados Unidos a través de Millennium Challenge Account-Indonesia (MCA-Indonesia), el proyecto apoya a Rainforest Alliance y sus socios del sector privado P.T. Olam Indonesia y GrowCocoa en sus esfuerzos para abordar el cambio climático y el desarrollo económico rural.

Como líder de su grupo agrícola local, Lawekara Bersatu, Pak Abdul sabe que sus colegas se preocupan por la disminución de la productividad de sus árboles y el aumento de las enfermedades relacionadas con el clima. Una de las cosas que aprendió en los entrenamientos fue cómo rejuvenecer los árboles viejos injertando un nuevo vástago en portainjertos viejos. Armado con este conocimiento, junto con muchos otros conocimientos destinados a mejorar los ingresos al tiempo que reduce las emisiones de gases de efecto invernadero y aumenta las reservas de carbono, Pak Abdul inició un vivero de semillas de cacao que cultiva cepas resistentes al cambio climático y las enfermedades. “Aprendí cómo administrar mi propio vivero en los entrenamientos”, dijo.

Como hay escasez de viveros de semillas en su área, Pak Abdul sabía que su nuevo negocio sería exitoso y que ayudaría a sus colegas, que hasta ahora habían tenido poco acceso a semillas asequibles. “Es natural que tenga éxito, y eso hace que mis vecinos sean más exitosos también”, dijo.

Desde que Pak Abdul comenzó su vivero en 2016, la demanda ha aumentado tanto que ya se ha expandido de una caseta de sombra de 150 metros cuadrados a cuatro. Cada caseta de sombra puede acomodar hasta 10,000 árboles a la vez, suficiente para rejuvenecer 25 hectáreas de cacao. Los viveros proporcionan una fuente constante de plántulas a los miembros a precios asequibles, utilizando una estrategia de financiación para ayudar a distribuir los costos a lo largo del tiempo.

Observando el mosaico de fincas y montañas boscosas que se pueden ver desde su vivero, Pak Abdul habla apasionadamente sobre la necesidad de más plantas de semillero y un mejor manejo de la tierra en su área. Con los entrenamientos y asistencia técnica apoyados por Rainforest Alliance, el deseo de Pak Abdul está más cerca de cumplirse: los agricultores participantes ahora manejan mejor su suelo, plantan árboles de sombra para protegerse contra los eventos climáticos relacionados con el cambio climático y plantan árboles de compañía que albergan hormigas para darse un festín con las plagas del cacao. Tales esfuerzos sientan las bases para una mayor estabilidad económica y ecológica. Con más mercados demandantes y dispuestos a pagar por el cacao que se produce de manera sostenible, y más agricultores comprometidos con la protección de los bosques de las tierras altas, el futuro es más prometedor para Pak Abdul y sus amigos en Lawekara Bersatu.

Deje un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s