Aceptar el desafío de la restauración de las tierras degradas.

Foto: MARN

La semana anterior Guatemala fue el anfitrión de la edición 2018 del Bonn Challenge – o Desafío de Bonn, en nuestro idioma- una iniciativa que fue lanzada en 2011 por el Gobierno de Alemania y la UICN, y que posteriormente logró el respaldo y una mayor dimensión con la Declaración sobre los Bosques de Nueva York en la Cumbre del Clima de la ONU de 2014.

Su objetivo primordial es lograr la restauración de 150 millones de hectáreas de tierras degradas y deforestadas en todo el mundo al año 2020 y llegar a los 350 millones de hectáreas para 2030.

Pero lo más importante es que el Desafío de Bonn tiene un enfoque de restauración del paisaje forestal que además de restablecer la integridad ecológica del paisaje procura mejorar el bienestar de las comunidades que lo habitan y en ese punto se genera una conexión inmediata con la misión de Rainforest Alliance. Por eso, no dudamos ni un minuto cuando el Ministerio de Ambiente de Guatemala nos solicitó apoyo para la organización de la reunión y particularmente para la visita al campo que realizaron los participantes internacionales.

Durante el primer día, en Ciudad Guatemala, nuestros compañeros de la oficina nacional estuvieron presentes en el evento. Incluso el director de Rainforest Alliance para Guatemala, Oscar Rojas, expuso ante los participantes acerca de nuestro trabajo en restauración forestal con enfoque productivo y las cadenas de valor productivas sostenibles que permiten recuperar los paisajes y los ecosistemas, pero mejorando el nivel de vida de los productores. Además, tuvimos bajo nuestra responsabilidad una exposición fotográfica alusiva al tema.

La teoría reflejada en el terreno

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Sin lugar a duda donde nos sentimos más honrados de apoyar al gobierno guatemalteco durante el Desafío de Bonn fue en la organización de la visita de los invitados internacionales a Petén, pues nos permitió mostrar el trabajo que, junto a las comunidades hemos venido realizando por 20 años

En Guatemala, hemos apoyado a las instituciones del gubernamentales, comunitarias y a sus empresas en el impulso de productos forestales maderables, no maderables, así como con café, cacao y miel. En Petén particularmente la labor ha sido con las concesiones forestales desde su inicio en alianza con el Gobierno y ACOFOP apoyándoles en la capacitación y ejecución de buenas prácticas de manejo forestal, prácticas de negocios, diversificación productiva, acceso a financiamiento y mercados.

Como en tantas regiones del mundo, Petén también está bajo la amenaza de la deforestación, aumenta el riesgo de pérdida de las fuentes principales de alimento de la fauna silvestre y generación de beneficios socioeconómicos, especialmente en las áreas de amortiguamiento donde los bosques han sido severamente degradados. El árbol de ramón, por sus características fisiológicas y atributos puede jugar un rol importante en mejorar la dieta de los animales y en la restauración del paisaje; se trata de una especie de alta presencia e importancia en los bosques de Petén, ya que la cultura maya le ha dado múltiples usos, pues con su harina, de gran valor nutricional, elaboran diversos alimentos, el forraje lo utilizan para los animales de pastoreo y el fruto también es fuente de alimento para varias especies animales, como murciélagos frugívoros y aves.

De modo tal, que la visita de los participantes en el Desafío de Bonn fue una ocasión propicia para que pidieran conocer la experiencia que hemos compartido con los pobladores que se han dedicado al cultivo y comercialización de la nuez del árbol de ramón.

La labor abarca el apoyo a las comunidades de la Reserva de la Biosfera Maya para mejorar la cadena de producción de la nuez de ramón, y los procesos de transformación y comercialización del producto. Es por eso por lo que hoy pobladores como los miembros de la Asociación Forestal Integral Cruce a La Colorada, la Cooperativa La Lucha y Alimentos Nutrinacionales S.A., generan beneficios directos derivados de la producción y comercialización de la semilla de ramón y con una alta participación de la mujer. Varios grupos de mujeres están organizadas en el “Comité de la cadena de valor de ramón”, y en los últimos tres años han manejado y comercializado más de 50 toneladas de semilla por año, generando solo en el último año un ingreso de 70,000 dólares. Esto no solo ha beneficiado a más de 217 mujeres, sino que también ha permitido el manejo sostenible de aproximadamente 104,000 ha de bosque.

Como bien lo explicó José Román Carreras, nuestro director para Latinoamérica de Alianzas Estratégicas y Desarrollo, en Rainforest Alliance estamos totalmente convencidos que el enfoque de manejo de paisajes productivos incluyendo cadenas de valor eficientes vinculadas a mercados responsables, acceso a financiamiento, generación de empleo e ingresos económicos sostenibles es la mejor estrategia de restauración. Con nuestros socios internacionales, nacionales y locales hemos desarrollado conocimiento, herramientas y experiencias que permiten plantear soluciones regionales a los grandes problemas y retos de la restauración, conservación de paisajes y mejorar los medios de vida para los productos.

¡Eso fue lo que quisimos mostrar a los visitantes del Desafío de Bonn!

Deje un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.