Créditos verdes para el desarrollo y bienestar de la Amazonía peruana

Es difícil hoy en día imaginar una actividad productiva que no requiera de financiamiento, pero esa es una herramienta de muy difícil acceso para los pequeños productores, quienes se ven la mayoría de las veces ante la única opción de recurrir a negociar pagos por adelantos de sus cosechas en no muy buenas condiciones.

Ese era precisamente el panorama que enfrentaban los productores de nuez de Brasil de la región amazónica de Madre de Dios, en Perú, y la razón de ser de un proyecto que hemos venido desarrollando en los últimos meses con el apoyo de la Fundación Mitsubishi y la colaboración técnica de Agrobanco, una entidad bancaria que brindar productos y servicios financieros a pequeños productores.

Esta unión de voluntades y compromisos ha dado como resultado la creación de un paquete financiero acorde a las necesidades particulares de los productores. Esa adecuación era fundamental, pues en el caso de la nuez de Brasil, que en Perú se conoce como castaña, el plazo de retorno no podía basarse en criterios de superficie de producción tal y como se aplica para otros cultivos, pero sí en aspectos de productividad, por ejemplo.

Otro aspecto relevante han sido las tasas tan favorables de las que se han beneficiado más de mil productores y organizaciones. Frente a los intereses que el mercado tradicional ofrece y que fluctúan entre un 22 y un 28%, los beneficiarios disponen de créditos a 16 o 18% anual.

Pero los productores también han tenido que poner de su parte. A ellos les ha correspondido demostrar su compromiso con el entorno en que trabajan. Es así como para ser sujetos de esos créditos verdes deben demostrar que no tienen denunciar por deforestación, quemas o incumplimientos administrativos, tales como la ausencia de planes de manejo de forestal.

“Las entidades financieras públicas normalmente no aplican este tipo de ʹfiltros verdesʹ, o demandan cumplimientos de las políticas ambientales y de conservación de los bosques nacionales, de modo que con esta iniciativa efectivamente se está promoviendo una actividad productiva sostenible”, sostiene Javier Martinez, gerente Forestal de Rainforest Alliance en Perú.

El éxito de esta experiencia nos plantea ahora el reto de tocar la puerta de otras entidades financieras, incluso en el sector privado y de mayor escala, a fin de ampliar las oportunidades para una región en donde cerca del 40% de sus habitantes está involucrado en la actividad de la nuez de Brasil, y que ya tiene abierto el mercado de Estados Unidos, Europa y Corea, con muy buenos resultados.

Deje un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.