Un día en una finca de café guatemalteca

Cuando el fotógrafo Creagh Cross visitó El Platanillo, una finca de café Rainforest Alliance Certifies™ de 347 hectáreas en el oeste de Guatemala, se sorprendió de lo salvaje y exuberante que era la tierra. “Es asombroso que los recolectores puedan incluso encontrar cerezas de café”, porque la vegetación es muy espesa, dijo Cross. Pero al pasar más tiempo allí, fotografiando la cosecha, a Cross le sorprendió aún más el compromiso de los propietarios con el bienestar de los trabajadores de Platanillo.

La familia Coto, que compró esta tierra en la década de 1970, decidió desde el principio mantener la ladera de la montaña lo más prístina posible. Cuando Stuardo Coto se hizo cargo al relevar a su padre en 1985, profundizó ese compromiso, no solo con la tierra, sino con las personas que la trabajaban, en parte porque entendía que una fuerza de trabajo tratada con dignidad estaría más dispuesta a proteger la montaña. Es por eso que los Coto pagan a sus trabajadores más de lo que exige el gobierno y proporcionan cómodas viviendas. También construyeron una escuela para estudiantes en edad preescolar hasta la escuela secundaria que sirve a toda el área. Un programa especial para estudiantes mayores se enfoca en cultivar café en armonía con la naturaleza, a la manera de Platanillo.

El compromiso de Coto con la naturaleza y el bienestar de la comunidad también es la forma de Rainforest Alliance. De hecho, cuando Stuardo y su hijo Samuel (quien ahora ayuda a dirigir las operaciones) decidieron obtener la certificación en la década de 2000, descubrieron que ya estaban cumpliendo con muchos de nuestros rigurosos requisitos de sostenibilidad. No solo lograron la certificación Rainforest Alliance, sino que en 2011 El Platanillo se convirtió en la primera finca de café del mundo en lograr una verificación “respetuosa con el clima” a través de nuestro nuevo módulo climático. Desde entonces, las prácticas climáticamente inteligentes se han incorporado en el estándar de Rainforest Alliance, pero la adopción temprana de estos métodos por parte de los Coto simplemente muestra cuán progresistas son: verdaderos visionarios de la sostenibilidad.

A continuación, compartimos con ustedes algunas de las espectaculares fotos de Cross durante la época de cosecha en Finca El Platanillo.

Si no fuera por el letrero, dice Cross, pensarías que estabas entrando en un bosque, no en una finca.

Dos recolectores recogen las cerezas caídas al suelo. Mientras que la mayoría de las variedades de café se vuelven rojas cuando están maduras, esta variedad produce cerezas amarillas.

En promedio, Juan, un trabajador permanente, recolecta entre 100 y 200 libras de cerezas por día, que producen entre 20 y 40 libras de grano.

El gerente de proyecto Jorge Manasilla, quien ha trabajado en la finca toda su vida adulta, ayuda a supervisar el control de calidad.

Una cogedora de café que viste un “corte”, una falda tradicional maya.

Un recolector transporta una bolsa de cerezas de café maduras al beneficio húmedo de la finca para pesarlas, registrarlas y clasificarlas según la calidad del grano. Los trabajadores también pueden dejar sus bolsas al lado de la carretera para ser recogidas más tardes por un camión.

Al final de la tarde, después de la lluvia, se pesan las bolsas de cerezas recién cosechadas y los trabajadores pueden recibir el pago correspondiente. Las cerezas se depositan en un canal, luego se mueven a través de un laberinto de canales de agua para limpiar; luego se separan por densidad, lo que determina la calidad del café. Aquí, un trabajador del beneficio húmedo del Platanillo saca los granos listos para secar. Otro trabajador los colocará en una capa delgada sobre una losa de concreto para continuar el proceso de secado.

Estas mujeres trabajan en el beneficio húmedo, principalmente con los lotes pequeños de cafés especiales, en una fase del proceso que se puede realizar en gran parte permaneciendo sentada, algo bueno ya que la mujer de la izquierda está embarazada. Momentos antes de que se tomara esta foto, la mujer de la derecha había estado acariciando el abdomen de su amiga y hablando con el bebé, razón por la cual ríen.

Hace unos 20 años, Finca El Platanillo se asoció con uno de sus clientes de muchos años para crear la Escuela Nuevo Platanillo, que atiende a los niños de la comunidad y no solo a los de la finca, desde preescolar hasta la escuela secundaria. Construida en un terreno donado por los Coto, la escuela recientemente agregó un laboratorio de computación con acceso a Internet, e incluso los chicos más pequeños aprenden habilidades de computación. Los estudiantes de secundaria pueden estudiar la producción sostenible del café. Es importante para los Coto no solo cuidar de las personas que viven y trabajan en su plantación, sino también promover los ideales de la finca (cultivar café en armonía con la naturaleza) entre las personas de su región.

“Todo se combina perfectamente con el bosque, cada estructura parece una casa en un árbol”, dice Cross. Este es uno de los hogares de los trabajadores. El reciclaje y el compostaje son la norma, y las principales cocinas de la finca sirven comida de origen local. Las casas de bloques de hormigón y sus techos de láminas de zinc están construidas para resistir las fuertes lluvias diarias.

“Todos los colores que ves después de la lluvia son absolutamente impresionantes: no es solo verde, sino que hay naranja, rojo, púrpura y azul”, dice Cross. “Debido a la niebla se ve diferente cada diez minutos”.

La vivienda para trabajadores se abre a un patio comunitario que también sirve como una cancha de básquetbol y de fútbol. Aquí algunos adolescentes disputan un juego de fútbol después del aguacero de la tarde. Cross dice que, si bien la cosecha tiene un calendario intenso, los recolectores están en el campo al amanecer, para que puedan terminar al mediodía cuando comienzan las lluvias, de modo que están en casa por la tarde y por la noche para disfrutar con sus familias.

Esta es una parcela experimental donde las variedades se siembran en pequeños lotes para probar sus características como el tamaño de la cereza y la resistencia a plagas y enfermedades, como el hongo de la roya. Cuando una variedad cumple con los altos estándares de producción y calidad de la finca, se le asigna su propia área para la producción en cantidad.

Samuel (izquierda) y su padre Stuardo Coto creen que una fuerza laboral feliz probablemente protegerá la tierra. También es importante para Stuardo, cuyo padre nació en una finca de café, recordar sus raíces y tratar a todos los que lo rodean con dignidad y respeto.

El sol sale sobre la Finca El Platanillo, que se encuentra en la Sierra Madre de las montañas de Chiapas.

 

Fotografías: Creagh Cross

Deje un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .