6 acciones climáticas críticas que puede tomar ahora mismo

¿La ansiedad climática le deprime? Probablemente ya sepa que no existe mejor cura para la ansiedad que la acción, pero es difícil saber por dónde empezar cuando se enfrenta un problema tan enorme y complejo como el cambio climático. Decidir qué acciones climáticas tomar se ha vuelto aún más difícil, dado el reciente debate sobre si los cambios en el estilo de vida individual tienen algún impacto significativo, o si deberíamos concentrar todas nuestras energías en presionar a los gobiernos y las empresas para que transformen sus prácticas.

En Rainforest Alliance creemos firmemente que, para mover la aguja en la crisis climática, debemos hacer ambas cosas. Dado que solo 100 compañías de combustibles fósiles son responsables de generar el 71 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero del mundo, según el informe Carbon Majors Report, es esencial ejercer una implacable presión ciudadana a los gobiernos para que promulguen políticas audaces, así como su aplicación vigorosa. Al mismo tiempo, debemos usar nuestro poder colectivo como consumidores para exigir opciones sostenibles de las empresas, cuyas decisiones de abastecimiento afectan la forma en que se gestionan cientos de millones de hectáreas de tierra.

Por lo tanto, no descarte las acciones cotidianas, pero combínelas con las mayores. Con esto en mente, aquí están las seis áreas más críticas para transformar (de la “biblia para la acción climática” Project Drawdown) junto con nuestras recomendaciones de las acciones que puede tomar, tanto en el nivel micro como en el macro, para impulsar esa transformación.

Acción número uno  sobre el cambio climático (sorprendente): gestión de refrigerantes.

Algunos de nosotros apenas sabemos qué es el manejo de refrigerantes, y mucho menos cuán terriblemente destructivo es para la estabilidad del clima. Pero Project Drawdown enumera esto como la solución número uno para frenar el cambio climático. Antes del Protocolo de Montreal de 1987, las sustancias utilizadas para la refrigeración agotaban la capa de ozono, lo que aumentaba nuestra exposición a los rayos solares que causan cáncer. El refrigerante que reemplazó en su mayoría a los que agotan la capa de ozono, llamados HFC, es mejor para el ozono, pero tiene una capacidad de 1.000 a 9.000 veces mayor para calentar la atmósfera que el dióxido de carbono. Una enmienda al Protocolo de Montreal, llamada la Enmienda Kigali, entró en vigor este año para reducir los HFC.

Acción Micro: Debido a que el riesgo de que estos productos químicos se filtren en la atmósfera es mayor al final de la vida útil de un aparato, es crucial que deseche los aires acondicionados y los refrigeradores correctamente. Llame a su organización de reciclaje local o comuníquese con las autoridades para averiguar cómo hacerlo en su localidad. Y si va a comprar un refrigerador o aire acondicionado nuevo, busque uno que use refrigerantes naturales, como el propano y el amonio.

Acción Macro: hable con sus amigos y vecinos sobre la importancia de administrar los refrigerantes, lo cual es poco conocido, incluso para aquellos de nosotros que estamos muy preocupados por el clima. Si se encuentra en un país en el que el gobierno esté tratando activamente de revertir las regulaciones sobre refrigerantes, llame o escriba a sus legisladores para respaldar las regulaciones estrictas y amplifique sus acciones en las redes sociales.

Energía renovable

No es ningún secreto que nuestra dependencia de los combustibles fósiles es uno de los principales culpables de la crisis climática. La energía renovable, llamada así porque se puede reponer sin la ayuda de la intervención humana, incluye agua, luz solar y calor geotérmico. Sin embargo, tenga en cuenta que no todas las energías que caben estrictamente en esta categoría son sostenibles: las represas hidroeléctricas, por ejemplo, pueden alterar gravemente los ecosistemas y, a menudo, desplazar a las comunidades.

Pero muchos elementos en el menú de energía renovable tienen un gran potencial para reducir el calentamiento global. Las reducciones estiman que el aumento de la energía eólica en tierra, por ejemplo, del 4 por ciento del uso mundial de electricidad al 21.6 por ciento para 2050 podría reducir las emisiones en 84.6 gigatoneladas de dióxido de carbono.

Acción Micro: si usted es propietario de una casa, considere instalar paneles solares. En muchos países, a menudo hay incentivos fiscales del gobierno atractivos para hacerlo. Si esta es un sugerencia demasiado fuerte, considere cambiar su proveedor de energía a uno que dé prioridad a las energías renovables (pero asegúrese de hacer una investigación cuidadosa, ya que algunas compañías de energía “verde” usan gas natural extraído a través del fracking). Aislar bien su hogar, elegir electrodomésticos con calificación Energy Star® y ser consciente de su uso de energía también son buenas maneras de aliviar su huella de carbono.

Acción Macro: VOTE por el clima. Y mantenga la presión al comunicarse con sus legisladores con frecuencia para expresar su apoyo a las políticas locales, estatales y nacionales diseñadas para promover una transición rápida de energía renovable. La movilización de base funciona particularmente bien a nivel subnacional, que es donde la implementación gana fuerza. En junio, por ejemplo, los legisladores del estado de Nueva York llegaron a un acuerdo para aprobar la legislación climática más ambiciosa de los EE. UU. después de una fuerte movilización de los residentes del estado y una estruendosa manifestación de 11 horas en la capital del estado.

Reducir el desperdicio de alimentos

Un tercio de los alimentos que cultivamos termina en la basura. ¡Un tercio! Eso es mucho desperdicio, cuando se piensa en toda el agua, el capital, el trabajo y la tierra que se destina a la producción de alimentos, junto con los gases de efecto invernadero generados en cada etapa y luego el metano liberado cuando la comida se pudre en el basurero. En total, el desperdicio de alimentos es responsable de aproximadamente el 8 por ciento de las emisiones globales de gases de efecto invernadero.

Acción Micro: Tal vez esto sea obvio, pero ¡deje de desperdiciar comida! La clave no es sobrecomprar, sino ser organizados. Planifique sus recetas y necesidades de alimentos antes de ir a comprar. En los restaurantes, considere ordenar platos más pequeños y no tenga miedo de llevarse las sobras a casa. La organización con sede en el Reino Unido Love Food Hate Waste tiene una gran cantidad de buenas ideas sobre formas de comer el contenido completo de su refrigerador antes de que se dañe.

Acción Macro: los gobiernos de todo el mundo están estableciendo objetivos, implementando nuevas políticas y creando campañas dirigidas a reducir el desperdicio de alimentos, y estas estrategias funcionan. Uno de los mayores desperdiciadores de alimentos de Asia, Corea del Sur, ha logrado grandes avances en la reducción de desperdicios a través de la política. Solo en Seúl, el desperdicio de alimentos disminuyó en un 10 por ciento durante cuatro años después de que se promulgó una política que cobraba a los residentes por su desperdicio de alimentos. Busque legislación nacional y esfuerzos locales que pueda respaldar con su poder de voto y redes sociales. Si no hay nada local en su área, considere lanzar una campaña de sensibilización en colaboración con su empleador, la escuela o el mercado local (comience de a poco y construya).

Dieta rica en plantas

Foto: Ja ma, Unsplash

Si el ganado fuera un país, sería el tercer emisor de gases de efecto invernadero más grande del mundo, de acuerdo con el Proyecto Drawdown. Es por eso que comer una dieta basada principalmente en plantas es una parte crítica de la solución climática. Por suerte, una dieta rica en verduras, frutas, granos enteros y leguminosas también es buena para su cuerpo. (También es bueno para los bosques tropicales, que se destruyen constantemente para establecer pastizales para la ganadería).

Acción Micro: Comer más plantas. Si necesita un incentivo adicional, consulte esta calculadora de huella de alimentos, que le muestra la huella climática de todo, desde la cerveza y la carne hasta los guisantes y las pastas, todo en términos que hasta los más entusiastas de la ciencia pueden entender. Por ejemplo: comer carne de res de tres a cinco veces por semana durante un año equivale a conducir un automóvil por 6,618 km, mientras que comer nueces en ese mismo lapso equivale a conducir solo 12 km.

Acción Macro: Trabajar para detener los subsidios del gobierno para la industria de la carne. No hace falta decir que cuando el precio de algo es más bajo, las personas tienden a comprar más. En Europa, el consumo de productos animales ha aumentado exponencialmente en los últimos 50 años, mientras que los precios siguen siendo bastante bajos en relación con el costo de producción, debido a los subsidios. Solo el gobierno de los Estados Unidos gasta $ 38 mil millones cada año para subsidiar las industrias de carne y lácteos, pero solo el 0.04 por ciento ($ 17 millones) cada año para subsidiar frutas y verduras.

Conservación de los bosques tropicales

Aquí hay un tema que muy cercano y apreciado por nuestros corazones. Durante más de 30 años, Rainforest Alliance ha trabajado para proteger los bosques existentes y restaurar las tierras degradadas o deforestadas. Nuestro enfoque es trabajar con personas locales e indígenas para cultivar medios de vida sostenibles, aquellos que respetan sus valores culturales, les permiten mantener a sus familias y reforzar su capacidad para proteger sus tierras. También capacitamos a agricultores de todo el mundo en métodos de agricultura sostenible y climáticamente inteligentes, ya que la agricultura convencional (especialmente la ganadería) a menudo implica la tala de bosques y el agotamiento de los suelos.

Hay muchas razones vitales para proteger los bosques, entre otras cosas porque secuestran carbono, lo que ayuda a frenar el cambio climático. El Proyecto Drawdown dice que el rebrote de bosques naturales en 176 hectáreas (la cantidad de tierra que teóricamente podría comprometerse con este proceso a través del Desafío de Bonn y la Declaración de Nueva York sobre Bosques) podría secuestrar 1.4 toneladas de dióxido de carbono por hectárea anual, para un total de 61.2 Gigatones de dióxido de carbono para 2050.

Acción Micro: Elija los productos Rainforest Alliance Certified™ para aquellos elementos esenciales que no puede comprar localmente, como café, bananos, té y chocolate. También puede ampliar su impacto individual apoyando nuestro trabajo para capacitar a las comunidades agrícolas y forestales en métodos de agricultura climáticamente inteligentes y en negocios sostenibles basados en el bosque.

Acción Macro: apoyar los derechos territoriales indígenas y locales a nivel mundial. No solo es lo correcto, también es mejor para el clima: numerosos estudios demuestran que los pueblos nativos son los guardianes de los bosques más efectivos, y necesitamos su liderazgo ahora más que nunca.

Educar a las niñas

Educar a las niñas tiene un efecto dominó de maravillosos beneficios. Conduce a mejores ingresos y más independencia para las mujeres. La mortalidad materna e infantil es menor entre las mujeres educadas, y también lo es la incidencia del VIH / SIDA. La educación también ayuda a las mujeres a responder mejor a las crisis climáticas.

Acción Micro: sea voluntario y apoye los programas de mentoría y tutoría en su área para mantener a las niñas en la escuela. Si tiene habilidades científicas, compártalas: solo el 30 por ciento de los investigadores del mundo son mujeres.

Acción Macro: si bien las regiones en desarrollo han alcanzado o están cerca de lograr la paridad de género en la escuela primaria, las disparidades aumentan en la educación secundaria y terciaria, particularmente en el África subsahariana, Oceanía y el sur y el oeste de Asia. No en vano, algunas de las discrepancias más profundas existen en los países más pobres. A nivel mundial, puede apoyar programas para educar a las niñas en países donde la educación es una carga financiera para los padres. En casa, vote por políticas que apoyen la igualdad de género.

Deje un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.