¿Qué es la agricultura climáticamente inteligente?

El cambio climático está modificando la vida de los agricultores. Los patrones climáticos impredecibles, las épocas de crecimiento más cortas, las sequías, las temperaturas extremas y el aumento de la exposición a plagas y enfermedades de los cultivos plantean problemas desalentadores para los pequeños agricultores de todo el mundo, especialmente en los trópicos, donde las personas tienden a depender más de los recursos naturales. Las técnicas de agricultura climáticamente inteligentes pueden ayudar a los agricultores a adaptarse y prepararse para los impactos a fin de preservar, e incluso mejorar, sus medios de vida.

Con una población que se espera que aumente a 9.8 mil millones para 2050, la agricultura climáticamente inteligente también es crucial para la seguridad alimentaria global: los pequeños agricultores actualmente proporcionan más del 80 por ciento de los alimentos que se consumen en grandes partes del mundo en desarrollo, particularmente en el sur de Asia y África Subsahariana.

Agricultura climáticamente inteligente: los fundamentos

La agricultura climáticamente inteligente no es distinta de la agricultura sostenible; más bien es una forma de combinar varios métodos sostenibles para abordar los desafíos climáticos específicos de una comunidad agrícola particular. El primer paso es evaluar los riesgos climáticos característicos, ya que una finca que enfrenta una escasez prolongada de agua necesitará estrategias diferentes a las que sufre inundaciones frecuentes, por ejemplo. Utilizamos una variedad de herramientas para evaluar el riesgo climático y la vulnerabilidad de un paisaje, teniendo en cuenta los ecosistemas locales y el cultivo específico. Encontrar la combinación correcta para gestionar los desafíos climáticos de una finca, y para construir resiliencia a los impactos futuros, es lo que hace que la agricultura climáticamente inteligente sea “inteligente”.

“Donde la sequía y las estaciones secas prolongadas son los principales riesgos, un enfoque inteligente para el clima podría centrarse en plantar cultivos de cobertura o acolchado para mejorar la estructura del suelo, la infiltración y retención de agua y la fertilidad general del suelo”, explica el director ambiental de Rainforest Alliance, Martin Noponen. “En lugares donde los riesgos son fuertes lluvias e inundaciones, un enfoque inteligente para el clima probablemente se centraría en hacer zanjas, plantar cultivos de cobertura y controlar la escorrentía de las aguas superficiales con actividades como barreras de vegetación”.

“En otras palabras”, agrega Noponen, “la agricultura climáticamente inteligente no es un enfoque único para todos”.

Los 3 pilares de la agricultura climáticamente inteligente

Cualquier programa climáticamente inteligente tiene como objetivo:

  • Mejorar la productividad de los agricultores y, como resultado, sus medios de vida
  • Hacer que las fincas sean más resistentes a los impactos climáticos que enfrentan ya y a los futuros
  • Cuando sea factible, frenar las emisiones de gases de efecto invernadero asociadas con el cultivo de alimentos.

Estas son algunas de las áreas en las que ayudamos a implementar métodos climáticamente inteligentes:

MANEJO DE CULTIVOS

Una vez que se ha llevado a cabo una evaluación de los impactos y riesgos climáticos, se pueden determinar estrategias climáticamente inteligentes adaptadas a un paisaje particular, una comunidad agrícola o incluso una finca individual. En el cacao, por ejemplo, la poda es esencial, pero tiene que estar de acuerdo con los riesgos climáticos locales: donde hay precipitaciones extremas, debe hacerse con mayor frecuencia para garantizar árboles más fuertes que se recuperen más rápido; mientras que en períodos secos prolongados, el agricultor debe evitar podar en exceso las ramas y troncos primarios que estén expuestos a mucha luz solar. La cosecha y la fermentación (en el caso del cacao) también requieren diferentes prácticas para distintas situaciones climáticas. En caso de fuertes lluvias o humedad excesiva, se pueden crear secadores solares simples a partir de marcos de madera y láminas de plástico para secar los granos.

La plantación de contornos, como se ve aquí con arbustos de té en una finca de Ruanda, ayuda a reducir la erosión del suelo. Foto: Adam Gibbon

MANEJO DE SUELOS

Las fuertes lluvias pueden arrastrar el suelo superior fértil, especialmente en terrenos inclinados. La plantación de cobertura del suelo ayuda a mantenerlo en su lugar en caso de fuertes lluvias, pero también es extremadamente beneficioso en las regiones propensas a la sequía, ya que ayuda a retener la humedad en el suelo. En áreas propensas a inundaciones, los agricultores pueden construir sistemas de drenaje para evitar que la capa superior del suelo rica en nutrientes se lave; Las zanjas también pueden ayudar a controlar el exceso de agua y mantener el suelo donde debe estar. Plantar en contornos, como colinas o terrazas naturales, también es una forma efectiva de reducir la erosión del suelo. El acolchado (aplicar materia orgánica de los residuos de los cultivos al suelo) también puede ayudar.

Todas las prácticas que mejoran la calidad y la estructura del suelo también mejoran la productividad, un objetivo central de toda la agricultura climáticamente inteligente. Además, los suelos saludables son importantes sumideros de carbono que retienen el dióxido de carbono y lo mantienen fuera de la atmósfera, lo que ayuda a combatir el cambio climático.

MANEJO DE PLAGAS Y ENFERMEDADES

El calentamiento global puede dar lugar a plagas y enfermedades que pueden reducir drásticamente los rendimientos e incluso destruir fincas enteras. El aumento de las temperaturas ha ayudado al hongo de la roya, por ejemplo, a proliferar y eliminar fincas de café en toda América Central. En un clima cambiante, las formas probadas y verdaderas de combatir las plagas y enfermedades a menudo fracasan; los angustiados agricultores pueden verse tentados a aumentar la cantidad de pesticidas, pero la aplicación excesiva solo aumentará los costos, dañará a los insectos beneficiosos e incrementará el riesgo de contaminar a las personas y al medio ambiente.

Los entrenamientos sobre agricultura climáticamente inteligentes les brindan a los agricultores el conocimiento que necesitan para aplicar la cantidad justa, y en la época correcta del año, para combatir las plagas que recientemente han proliferado. Invertir en plántulas resistentes a las plagas también puede ayudar. Cuando se trata de malezas, aconsejamos a los agricultores en cualquier situación climática que usen el desmalezado manual tanto como sea posible, apuntando a las nocivas mientras dejan malezas blandas que realmente pueden reponer el suelo y evitar la erosión del suelo superior rico en nutrientes.

ÁRBOLES DE SOMBRA

Café creciendo bajo árboles de sombra en Costa Rica.
Foto Milagro Espinoza

Plantar árboles de sombra es beneficioso sin importar el riesgo climático para una finca o comunidad específica: la cantidad correcta de árboles, de las especies correctas, con la cantidad adecuada de cubierta puede ayudar a proteger la plantación del sol excesivo, los vientos y las lluvias fuertes. Sin embargo, la sombra excesiva puede contribuir a un microclima más húmedo en la finca, y con el cacao, por ejemplo, la humedad excesiva crea condiciones más favorables para ciertas enfermedades fúngicas.

Es por eso que nuestros entrenamientos climáticamente inteligentes ayudan a identificar las mejores especies de árboles, la cantidad ideal de árboles para plantar y un sistema de árboles de sombra general apropiado, uno que podría incluir el uso de árboles como cortavientos y cercas vivas, así como sombra para cultivos que se benefician de la sombra. Especialmente en climas más cálidos y secos o en áreas con lluvias más intensas, es importante plantar diferentes tipos de árboles que eliminen sus hojas en diferentes períodos de la temporada para asegurar una copa continua.

CONSERVACIÓN DEL AGUA

Mujer recolectando agua llovida en el Altiplano de Guatemala.
Foto Sergio Izqauierdo

La agricultura consume el 70 por ciento del suministro mundial disponible de agua dulce. A medida que el planeta continúa calentándose, la escasez de agua, que ya es un problema en muchas regiones, se convertirá en una amenaza más grave. La recolección de agua de lluvia es una forma en que las fincas se preparan para la escasez del líquido. Las comunidades pueden cavar estanques bordeados de bambú para retener mejor el agua. En fincass individuales, hay varias formas de recolectar lluvia, desde simplemente colocar barriles afuera hasta crear sistemas más sofisticados que canalicen la lluvia desde los techos hacia los barriles a través de una serie de canales y tuberías. Los métodos de riego tradicionales también pueden ayudar a abordar el estrés hídrico en las fincas. El uso de regaderas requiere mucha mano de obra y es potencialmente un desperdicio, ya que la tierra muy seca no puede absorber grandes cantidades de agua a la vez, pero colocar palos de bambú o botellas llenas de agua junto a las plantas puede crear un riego de baja tecnología y goteo lento.

El cambio climático también puede provocar demasiada agua. La combinación de largos períodos secos, que endurecen el suelo, seguido de fuertes lluvias, preparó el escenario para las inundaciones. La construcción de sistemas de drenaje y trincheras puede canalizar el exceso de agua y proteger los cultivos de enfermedades alimentadas por la humedad.

Nuestro compromiso con la agricultura climáticamente inteligente

Rainforest Alliance ha estado a la vanguardia del desarrollo e implementación de soluciones agrícolas climáticamente inteligentes. Los métodos climáticamente inteligentes son parte de nuestro Estándar de Agricultura Sostenible 2017 y serán aún más centrales en nuestro nuevo y próximo estándar. En colaboración con la Fundación Mundial del Cacao y nuestros socios de investigación CIAT e IITA, creamos materiales de capacitación basados ​​en la ciencia para regiones específicas de cultivo de cacao y los pusimos en línea y a disposición del público en 2018; seguimos creando más guías para otros paisajes y cultivos. Para los pequeños agricultores, aprender a adaptarse a los cambios climáticos ahora, y a prepararse para las crisis climáticas en el futuro, puede significar la diferencia entre sobrevivir y perecer.

Deje un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .