Cohabitar con un virus: debemos aprender a vivir en la tierra de manera más sostenible

La actual crisis pandémica ofrece la oportunidad de reimaginar nuestros enfoques para la gestión de los recursos naturales, argumenta Martin Noponen, de Rainforest Alliance. *

 

El sábado 21 de marzo, el mundo celebrará el Día Internacional de los Bosques de la ONU. Pero en lugar de salir a la naturaleza o unirse a una de las muchas actividades planeadas para reconocer este día, muchos de nosotros, voluntariamente o no, nos quedamos en nuestros hogares, en medio de las sombrías consecuencias globales del brote de coronavirus.

Es irónico pensar, entonces, que los dos están estrechamente interconectados. Nuestra voraz demanda de cultivos, madera y otros recursos ha conducido y aún conduce a la degradación y destrucción de paisajes enteros, causando interrupciones en los ecosistemas naturales y pérdida de biodiversidad. Esta invasión en las fronteras naturales significa que ahora existen interacciones entre animales y humanos que no existían anteriormente, lo que permite a los patógenos antes exclusivos de las especies animales saltar a un nuevo huésped humano desprevenido. Ahora se sabe bien que muchas enfermedades infecciosas emergentes, como el nuevo Covid-19, se originan en animales. La destrucción del hábitat, exacerbada aún más por el cambio climático y alimentada por el crecimiento económico, proporciona la oportunidad perfecta para la aparición de nuevas enfermedades.

Un enorme árbol de Ceiba, en el bosque de Madre de Dios, Perú.
Foto: Mohsin Kazmi

Del mismo modo, los científicos y otras personas nos han estado alertando durante mucho tiempo sobre la crisis climática y, en particular, su necesidad de una respuesta rápida y efectiva. Una pieza fundamental del rompecabezas en esa respuesta es abordar la deforestación y restaurar los bosques.

Sin embargo, la emergencia climática no ha recibido el mismo tipo de respuesta urgente e inmediata que la nueva emergencia de coronavirus. Por ejemplo, muchas de las marcas más grandes del mundo no cumplirán con sus compromisos de deforestación de 2020, a pesar de dejar en claro su aspiración por las cadenas de suministro sostenibles.

En paralelo, hemos sido sacudidos por una acción casi inmediata por los continuos flujos de información sobre el brote de coronavirus, con sus efectos en países enteros y sus poblaciones que sirven como una señal de acción para gobiernos e individuos, incluso si ellos mismos aún no estaban experimentando sus efectos.

Al enfrentar la nueva crisis de coronavirus, todos tienen un papel que desempeñar: los gobiernos han tenido que desarrollar e implementar rápidamente nuevas políticas; muchas organizaciones han tenido que pasar a formas teletrabajo, y las acciones individuales, más que nunca, han sido cruciales para el bien común en general; y las personas se han visto obligadas a cambiar por completo sus rutinas diarias en un esfuerzo por proteger a las personas de los grupos de alto riesgo.

Ha sido muy alentador ver cómo las comunidades, la industria y las personas se han unido en las últimas semanas para apoyarse mutuamente, centrándose en las cosas que realmente importan para mantener un cierto sentido de orden y aspiración conjunta para enfrentar la crisis.

Quizás el sistema global había alcanzado un punto de ruptura, como un sistema informático que se sobrecarga con procesos que se ejecutan uno al lado del otro sin poder conectarse y coordinarse. Tal vez era hora de apagar y reiniciar. Cualquiera sea la razón, deberíamos ver esto como una oportunidad para repensar y reimaginar nuestros enfoques acerca de la gestión de los recursos naturales. Cómo interactuamos, lo que realmente tiene valor para nosotros. Es hora de hacer una pausa y reflexionar sobre cómo ser los mejores administradores para un planeta sano y resiliente.

Todos cuestionamos cuáles serán los efectos económicos a largo plazo de la pandemia. Los primeros análisis de China muestran una caída significativa en las emisiones de gases de efecto invernadero y la contaminación del aire. Pero ¿los esfuerzos para revivir la economía mundial revertirán este efecto y acelerarán la destrucción de los ecosistemas naturales, y a su vez el cambio climático, en una carrera para compensar las pérdidas económicas sufridas? Los expertos advierten que los esfuerzos para combatir el cambio climático podrían verse comprometidos al arriesgar las inversiones mundiales en energía limpia y debilitar los objetivos ambientales de la industria, como reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Claramente, será clave para los gobiernos, la industria y el sector privado promulgar políticas de crecimiento verde y darse cuenta de la interconectividad de los sistemas humanos, económicos y naturales que determinan la salud planetaria.

Tenemos todas las herramientas necesarias para lograr el ODS 15: proteger, restaurar y promover el uso sostenible de los ecosistemas terrestres, gestionar de manera sostenible los bosques, combatir la desertificación y no solo detener sino revertir la degradación de la tierra y la pérdida de biodiversidad. Entonces, imaginemos cómo funciona la sociedad, desde la interacción humana hasta la infraestructura política y económica, y desde el manejo de los recursos naturales y la protección del ecosistema hasta la vida en la tierra.

Como lo expresó un artículo en Global Landscape Forum a principios de esta semana: “La dilación, el corto plazo y la negación científica son las características de nuestra inacción ante el cambio climático, pero el coronavirus nos brinda la oportunidad de abandonar esos hábitos de larga data”.

A medida que nuestra vida en tierra navega por un período incierto, debemos aprender a brindarle a la naturaleza el respeto necesario que merece.

* Martin Noponen es director de Clima en Rainforest Alliance y este artículo fue publicado en BusinessGreen.

Un comentario sobre “Cohabitar con un virus: debemos aprender a vivir en la tierra de manera más sostenible

Deje un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .