Gobiernos también ganan al mejorar medios de vida de productores

Gracias al Estudio de producción del fruto de pimienta en plantaciones, sistemas agroforestales y sistemas silvopastoriles, que realizamosen Guatemala,se establecieron índices de producción reales autorizados para comercializar el 100%, según las características del sistema de cultivo utilizado. Los ingresos aumentarían en 860%, de manera que los agricultores o comunidades podrían también reinvertir en su negocio, mejorar sus viviendas, educación o salud. Y el Consejo de Áreas Protegidas (CONAP), en Guatemala, también incrementaría en 300% la recaudación en aranceles por el aumento de volumen comercializado.

Este tipo de cultivo lo trabajan pequeños productores o comunidades forestales en diferentes países de Latinoamérica. La pimienta dioica, dulce, de chapa o de Jamaica, sirve para diversificar los ingresos de muchos de ellos que dependen completamente de la agricultura o la silvicultura.  Mientras mejor conozcan los sistemas productivos, apliquen mejores prácticas y logren reducir costos, más competitivos son para satisfacer las demandas del mercado y las suyas propias.

La pimienta dioica, por ejemplo, es un producto que cosechan pequeños productores en el norte de Petén y las Verapaces, en Guatemala, pudiendo aprovecharse de bosques degradados o plantarse en áreas agrícolas. También en la Biósfera de Reserva Maya, específicamente en la Zona de Uso Múltiple (ZUM) y la Zona de Amortiguamiento (ZAM).

“Es un producto bonito para trabajar, pero si viene del área del antiguo imperio Maya, no cualquiera puede producirlo allí porque está regulado por el CONAP”, indica Adolfo Tiul, productor de pimienta. “El departamento de Petén tiene muchos aranceles para poder trabajar estos productos y las limitaciones son muchas”.

Adolfo también es asesor de la Cooperativa Integral de Comercialización de Petén, CICAP, ubicada en San Benito Petén, donde se organizaron para poder comercializar este producto y así beneficiar a 1,250 familias productoras de pimienta, la mayoría ubicadas en la ZAM.  La cosecha, que iniciaba en julio y terminaba en septiembre, con el cambio de clima se extiende hasta octubre. Cosechan entre 12 y 15 mil quintales.  Cada familia tiene “parcelas” ubicadas detrás o en los alrededores de las casas.

Ellos solo podían comercializar legalmente 10,000 libras, el 8% de lo que producían, porque CONAP para establecer la cantidad de la producción autorizada se basa en el tamaño de los árboles en el bosque natural de la Concesión Carmelita, en la ZUM. “Los árboles de pimienta cultivados en el patio de una casa producen más que los del bosque. Con el estudio que hizo Rainforest Alliance se logró comprobar que sí había diferencia y CONAP entonces cambió la regulación para que no tuviéramos pérdidas”, explica Adolfo. 

El equipo de Rainforest Alliance en Petén, viendo el problema que aquejaba a los pimenteros, utilizó la información base para el análisis de la investigación de pimienta, realizado por el Proyecto CATIE Mesoterra de los años 2000-2006, en la aldea el Juleque de Santa Ana Petén, definiendo una muestra representativa de árboles de pimienta cultivados fuera de bosques para establecer la producción estimada en sistemas agroforestales.

La diferencia es significativa. “La regulación en ese entonces afectaba al proveedor y comparador, ocasionando pérdidas económicas y, bajo esas circunstancias, el negocio no era rentable”, explica Jorge Cruz, coordinador de la oficina de Rainforest Alliance en Petén, quien junto con Manuel Manzanero, coordinador forestal, y gracias a la iniciativa de USAID Clima, Naturaleza y Comunidades en Guatemala (CNCG), presentaron el Estudio de producción del fruto de pimienta en plantaciones, sistemas agroforestales y sistemas silvopastoriles en abril del 2019.

“Existe diferencia estadística significativa de 10 libras entre la producción de frutos/lb del bosque natural y sistemas agroforestales. Entonces se presentó el caso y, en consenso con el Departamento de Vida Silvestre de CONAP, se propuso la facilitación y aplicación probada en este estudio para utilizarla en árboles fuera del bosque natural”.

Al incrementar sus ingresos en 860% debido a que se les permite comercializar el 100% de su producción de manera legal, se contribuye a mejorar sus medios de vida. A la vez, CONAP logra incrementar en 300% la recaudación en aranceles, debido al aumento de volumen comercializado.

A través de iniciativas de colaboración basadas en las necesidades de los agricultores y las comunidades, utilizando las fuerzas del mercado, y favoreciendo la creación de políticas públicas y regulaciones apropiadas, logramos contribuir con un mundo donde las personas y la naturaleza prosperan en armonía.

Fotografías: Cooperativa Integral de Comercialización de Petén

Deje un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .