Nuestro futuro en el cultivo de palma

Once años atrás, incluimos la palma aceitera en nuestro Programa de Certificación, pues su cultivo está estrechamente ligado con la deforestación, particularmente en el sudeste asiático y procurar su transformación guardaba estrecha relación con nuestra meta de promover las buenas prácticas agrícolas como herramientas para hacer la agricultura más sostenible, detener la deforestación y combatir el cambio climático.

Sin embargo, hoy reconocemos que no hemos visto el impacto y el crecimiento que esperábamos lograr. Nuestro programa de aceite de palma tiene menos de veinte
operaciones certificadas en Latinoamérica y Papúa Nueva Guinea y la mayoría de
ellas también cuentan con otras certificaciones voluntarias de sostenibilidad. Mientras que la respuesta del mercado ha sido también muy lenta desde el punto de vista de la cadena de suministro

Ese panorama nos ha llevado a tomar la decisión de abandonar progresivamente la
certificación de palma aceitera y no incluir su cultivo como parte de aquellos que cubrirá nuestro nuevo Programa de Certificación Rainforest Alliance 2020, cuando entre en vigor el primero de julio próximo.

Anteriormente hicimos un esfuerzo para mantener la palma aceitera dentro de nuestro campo de acción. Fue así como en 2019 decidimos mantener su certificación amparada en el Estándar de Rainforest Alliance 2017 lo que le iba a permitir una mejor alineación con otros estándares de sostenibilidad existentes, pero la medida no resultó factible.

El análisis que hemos realizado nos ha mostrado que la transición de fincas de palma y de empresas de la cadena de suministro al nuevo Programa de Certificación requeriría una muy alta inversión para ambos sectores y no se vería compensada con rendimientos de mercado pues estos son limitados. 

Sin embargo, la revisión realizada también que es factible poner al servicio de la transformación en el sector de la palma las fortalezas que tenemos y que van más allá de la certificación misma, a fin de dotar a dicho cambio de un enfoque amplio e innovador.  Por ello vamos a continuar trabajando para hacer que los sistemas de producción y de cadenas de suministro de aceite de palma sean más sostenibles a partir de un doble enfoque.

Por un lado, vamos a aprovechar la experiencia que hemos acumulado en el trabajo a nivel de paisaje y comunidades forestales, y que nos permiten fortalecer a los pequeños
productores en paisajes vulnerables en sus habilidades empresariales, medios de vida
y prácticas agrícolas.

Paralelamente, vamos a procurar aumentar la responsabilidad y la trazabilidad en el sector a través de la Plataforma de la Industria de la Palma que se basa en nuestra amplia experiencia en trazabilidad, evaluaciones de la cadena de suministro y compromiso empresarial.  Queremos utilizar esa transparencia para impulsar el impacto y mejorar los medios de vida de los
pequeños productores y reducir la deforestación en el sector de palma. Confiamos en que la convergencia del trabajo en el campo e intervenciones basadas en el mercado, logren el cambio
en el sector de la palma aceitera.

Para conocer más detalles, consulte aquí.

Deje un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .