Restaurando un ecosistema en Perú con espíritu familiar.

Destacado

Si usted sobrevolara la finca de café Juan Jiménez Montenegro, en Cajamarca, Perú, tendría dificultades para distinguir entre los cultivos y el bosque: el cafetal de Jiménez florece bajo un exuberante dosel de árboles sanos y junto a cultivos secundarios como cacao, cítricos y bananos.

Pequeños caficultores son los mejores aliados de un bosque en Perú

En San Ignacio, en el norte de Perú, hay un bosque cuya área de conservación cubre 290 hectáreas, da refugio a gran variedad de especies de flora y fauna, regula la calidad y cantidad de agua que llega a los vecinos. Es el Bosque Nueve de Octubre, cuya conservación cuenta con el compromiso de un grupo de productores de café